Publicado: 31.08.2015 15:57 |Actualizado: 31.08.2015 15:57

Así fue el Mundial de atletismo
de Pekín: Kenia se encumbró, Bolt deslumbró y España se precipitó

El país africano cerró la cita en lo más alto del medallero, descabalgando a superpotencias como EEUU y Rusia. Usain Bolt volvió a sumar oros de tres en tres mientras que el equipo español volvió a naufragar con tan solo un campeón mundial y una finalista.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
La española Ruth Beitia, tras quedar fuera de las medallas en la final de salto de altura. /EFE

La española Ruth Beitia, tras quedar fuera de las medallas en la final de salto de altura. /EFE

PEKÍN.- Siete medallas de oro, en disciplinas tan dispares como el fondo, las vallas, los obstáculos o los lanzamientos, han convertido a Kenia en la primera potencia en los campeonatos del mundo de atletismo, en una suerte de cataclismo que dejó a Estados Unidos en un tercer puesto no menos sorprendente.

La victoria de Asbel Kiprop, que por tercera vez se coronó campeón de 1.500, fue la guinda de un pastel confeccionado con ingredientes hasta ahora inéditos en un país que parecía condenado a disciplinas de largo aliento.

Mientras, España volvió a completar un Mundial más que discreto que vislumbra un futuro poco prometedor. Tan solo consiguió en Pekín la medalla de oro de Miguel Ángel López en los 20 kilómetros marcha y la sensación de que las carencias españolas ya no son esporádicas sino estructurales y continuadas. 



Kenia empató en medallas de oro -siete- con la Jamaica liderada por un Usain Bolt "inhumano" que sigue contando los oros de tres en tres, pero el país africano se llevó de Pekín, además, seis platas y tres bronces hasta redondear la cosecha de más calidad entre los 32 equipos presentes en el medallero.

Los triunfos de Nicholas Bett en 400 metros vallas y de Julius Yego en jabalina fueron los éxitos más sorprendentes de Kenia, que dejaron en un segundo plano la suspensión por dopaje de dos de sus velocistas, Koki Manunga y Joyce Zakary.

Por primera vez en 24 años, el país dominador del cuadro de metales no han sido ni Estados Unidos, que había liderado la lista de medallas en las cinco ediciones anteriores y esta vez ni siquiera acabó segundo, ni Rusia, dos potencias que han repartido ese puesto de honor con la única excepción de las dos primeras ediciones, dominadas por la antigua Alemania oriental.

Pero si el retroceso de Estados Unidos fue notable en El Nido pequinés, la caída de Rusia fue un auténtico descalabro. En el ojo del huracán por las sospechas de dopaje masivo y sistemático, el equipo ruso, que había sido segundo en casa hace dos años, se despeñó hasta el noveno puesto, sostenido a duras penas por el vallista Sergey Shubenkov y la saltadora de altura Maria Kuchina, sus dos únicos campeones en Pekín.

Vigilado estrechamente por la IAAF y la Agencia Mundial Antidopaje, el atletismo ruso renunció a inscribir a sus marchadores con la única excepción de Alexandr Yargunkin y, para colmo, éste dio positivo poco antes de viajar a Pekín.

Bolt, la estrella absoluta en Pekín

Usain Bolt volvió a ser el rey de los Mundiales, como en los de Berlín 2009 y en los de Moscú 2011. Se dejó en medio los de Daegu 2011, donde fue descalificado por salida falsa en la final de 100 metros, pero aquél fue su único fallo en las grandes ocasiones. Todo lo demás ha sido amasar una fortuna en metales dorados.

El gran ídolo jamaicano llegó a Pekín con ocho medallas de oro en Mundiales, empatado con Carl Lewis, y ahora aventaja ya en tres al "Hijo del Viento" estadounidense tras conseguir el cuarto triplete en grandes campeonatos.

El sábado, penúltimo día de competición en Pekín, el estadounidense Ashton Eaton logró en el decatlón el único récord mundial de Pekín 2015 (9.045 puntos, seis más que el suyo anterior), pasó su gesta pasó casi inadvertida ante el revuelo que levantó Bolt ese mismo día, en que, como último relevista de Jamaica, remató un triplete ya casi rutinario.

También el británico Mo Farah experimentó en sus magras carnes la sensación de haber logrado una hazaña que no recibió la atención que merecía en los medios por la dichosa coincidencia en tiempo y lugar con los triunfos de Bolt. Farah logró su cuarto doblete consecutivo del fondo con sus victorias en 5.000 y 10.000 metros, como había hecho en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, en los Mundiales de Moscú 2013 y en los Europeos de Zúrich 2014.

El erial del atletismo español

España volvió a dejar en Pekín un sabor amargo. La medalla de oro de Miguel Ángel López no basta para tapar carencias que empiezan a ser reiterativas, como las del mediofondo. El director técnico, Ramón Cid, no ha escurrido el bulto: "Ha sido una actuación, en general, muy floja, La mitad de los 40 ha estado claramente por debajo de las expectativas".

En Moscú 2013 quienes sacaron las castañas del fuego fueron los mismos. Miguel Ángel López y Ruth Beitia regresaron con sendas medallas de bronce, y España con cinco finalistas. Ahora, el murciano ha mejorado la calidad del metal, pero la saltadora se ha quedado a dos centímetros de la medalla.

Un decimoséptimo lugar de Sandra Aguilar en el maratón, a 25 segundos de su objetivo, la plaza olímpica, que habría ganado con el puesto 15, cerró la actuación española en los Mundiales, pues nadie había llegado a las seis finales vespertinas.

El mediofondo, un sector que desde la plata de José Luis González en el 1.500 de Roma'87 ha dado a España seis medallas (tres platas y tres bronces), ha vuelto a fracasar, como en Moscú. España no ha tenido presencia en la carrera por las medallas y sólo un hombre, David Bustos, llegó a las semifinales.

Junto al oro de López y el quinto puesto de Beitia, el tercer mejor resultado español en Pekín lo ha obtenido el "abuelo" de todos los inscritos en los Mundiales, Jesús Ángel García Bragado, que en su duodécima participación -récord mundial absoluto-, con 45 años, ha terminado noveno en los 50 km marcha, veintidós años después de proclamarse campeón del mundo en su debut (Stuttgart'93).