Publicado: 16.01.2014 12:21 |Actualizado: 16.01.2014 12:21

Nadal solo encuentra rival en el calor

El español no da opciones al local Kokkinakis (6-2, 6-4, 6-2) y se mete en la tercera ronda del Open de Australia. Se queja de que con las altas temperaturas "es imposible jugar fuera"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El tenista español Rafa Nadal ya está en la tercera ronda del Abierto de Australia, primer 'Grand Slam' de la temporada, después de acabar sin problemas con el sueño del joven australiano Thanasi Kokkinakis, al que derrotó en tres sets por 6-2, 6-4, 6-2.

El número uno del mundo no se inmutó por nada, ni por el ímpetu que pudiera ofrecer el joven de 17 años, finalista junior de este torneo y del pasado Abierto de los Estados Unidos, ni por el posible apoyo de la grada de la Rod Laver Arena, ni por el calor, que obligó a los organizadores a parar la jornada y a techar la Central y la Hisense Arena.

El balear apenas tuvo que estar dos horas sobre la pista para deshacerse de otro australiano en su camino hacia la final y sólo ofreció alguna duda en el segundo set, el más apretado y en el que el local pudo arrebatarle un servicio que aún no ha perdido en Melbourne Park el campeón de 2009, que se mostró muy sólido al saque.

Nadal apenas perdió puntos con su servicio y cerró el partido con siete saques directos, mientras que al resto supo aprovechar la mitad de las bolas de 'break' que tuvo, rompiendo en cinco ocasiones a su joven rival, que en todos los sets fue siempre a remolque desde muy pronto y que sufrió ante el recital de golpes del español en el primer y tercer sets.

El tenista español empezó muy fuerte y enseguida dejó claro que sería complicado que la sorpresa o la emoción se produjese en la Rod Laver. A base de golpes ganadores (16) no dio opciones a Kokkinakis, que perdió pronto su saque y no pudo hacer nada para detener al primer favorito. El manacorí cerró la primera manga en apenas media hora, pero no pudo mantener su gran nivel en la segunda manga, más apretada y donde salvó alguna situación de peligro con su servicio. Sin embargo, rompió en el primer juego, una ventaja que no perdió para poner tierra de por medio.

Nadal repitió el guión en el tercero y tomó ventaja en el primer juego. Además, olvidó la irregularidad del anterior parcial y volvió a desarbolar con sus golpes al australiano, que no pudo mantener demasiado tiempo la emoción y que dejó vía libre al número uno del mundo, que en la tercera ronda se medirá al ganador del partido entre el francés Gael Monfils y el estadounidense Jack Sock.

Tras el partido, Nadal volvió a referirse al asfixiante calor que está haciendo estragos en los tenistas. La organización decidió techar la pista del Rod Laver Arena para intentar paliar algo el calor. Por eso, hizo hincapié en que "con ese calor es imposible jugar fuera". El número uno del mundo reconoció que así las condiciones "eran mejores, sin duda", aunque igualmente "duras". "Había mucha humedad", afirmó.

Nadal remarcó el nivel de su tenis en la primera y tercera manga, donde brilló especialmente con su servicio y se mostró agresivo desde el fondo de la pista. "En el segundo set no jugué tan bien. Me paré un poco, jugué con menos intensidad y cometí más errores", subrayó. "Ya fue capaz de superar la primera ronda ante un rival difícil", destacó Nadal sobre el joven tenista australiano, de 17 años, al que aventuró un "futuro fantástico" en el circuito profesional. "Tiene un gran servicio y un gran golpe de derecha. Creo que tiene todos los ingredientes para convertirse en un gran jugador", agregó.