Público
Público

Negredo llega al rescate del Sevilla

Un gol del madrileño, suplente, desatasca el choque. Resultado final: SEVILLA 2 - VALENCIA 0

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sevilla y Valencia ofrecieron ayer un partido vibrante, plagado de alternativas y ocasiones. El conjunto andaluz volvió a mostrar la imagen ofensiva y vertical que está proyectando desde que llegó Manzano y se volcó desde el comienzo en busca de los tres puntos.

Las ganas del Sevilla propiciaron que el Valencia reculara y Perotti se apropiara de la banda derecha. La baja de Navas ha motivado que el extremo argentino juegue en su lado natural y ayer lo dejó patente. Perotti salió enchufado al partido y, a base de velocidad y cambios de ritmo, arrinconó a los defensores del Valencia. Especialmente a Mathieu, que se vio desbordado cada vez que se midió a él.

Aun así, el dominio sólo le duró 15 minutos al Sevilla. Emery estuvo hábil y reorganizó al equipo para mejorar las ayudas en banda. A partir de ese momento el Valencia se metió en el partido y Fernandes se agrandó en el medio. La llama del Sevilla se mitigó y Mata gozó de un mano a mano con Varas para adelantar al Valencia. Sin embargo, el canterano del Sevilla aprovechó la ausencia de Palop para reivindicarse y demostrar los muchos recursos que tiene. Sacó un pie prodigioso a Mata, muy de portero de balonmano, y frenó las intenciones visitantes. Los ché fueron ganando metros y se hicieron con el dominio territorial del choque. Hasta que Topal la armó.

Cumplido el primer cuarto del encuentro, llegó la acción que marcó el devenir del partido. Topal llegó tarde a un balón dividido y dejó la plancha. La caída de Cáceres, digna de un Oscar, confundió al colegiado y sirvió para que el centrocampista turco fuera expulsado.

El toque de balón del Valencia murió entonces y los visitantes volvieron a perder el mando del partido. El Sevilla no desaprovechó la superioridad, se rehizo, comenzaron a llegar de nuevo las ocasiones y, al poco, el primer tanto.

La noche pintaba negra para el Valencia y el colofón fue la lesión de César. El guardameta, que hasta ese momento era el más destacado de su equipo, tuvo que ser sustituido en el descanso con molestias en el gemelo derecho. Entre jugar con un hombre menos y el cambio de cancerbero, el Valencia se vino abajo. El Sevilla siguió a lo suyo y dos hombres de refresco, Negredo y Alfaro, solucionaron la falta de tino. Desde que llegó Manzano, el delantero vallecano está excelso.