Público
Público

Noruega hace añicos el sueño español

La selección española pierde la final del Europeo ante las noruegas por 21-34

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Como reza el tópico, no pudo ser. La empresa era difícil: ni más ni menos que disputar el trono europeo del balonmano femenino a la todopoderosa Noruega, defensora del título y campeona olímpica, una selección con mucho pedigrí. El equipo español lo intentó, le puso ganas e ilusión pero sucumbió por un abultado marcador 34-21. 

Noruega hizo valer en la final del Europeo de balonmano femenino de Macedonia'08 su espectacular potencial, su condición de gran favorita, ante una España que soñó media hora y que, aunque se hundió en la segunda parte, firmó con una brillante plata la mejor actuación de su historia. 

Esta derrota en la final del Europeo no debe empañar la inmaculada trayectoria de España a lo largo del campeonato. Casi nadie contaba con España y aún así fue capaz de llegar a la final. Y pese a lo que diga el resultado, las españolas plantaron cara a las noruegas en la primera parte, en la que llegaron a estar cuatro goles por delante. 

Sin embargo, la presión de verse en una final junto a la inexperiencia en este tipo de situaciones (algo a lo que están acostumbradas las noruegas, cuatro veces campeonas de Europa) terminó pasando factura al equipo español: la segunda parte fue para  olvidar. 

 

Y es que España planteó dura batalla a las nórdicas en varias fases de la primera parte de la final, tanto que el sueño dorado pareció encontrar fundamento. El buen comienzo de partido del equipo de Dueñas, liderado en ataque por Marta Mangué y Begoña Fernández, encontró la recompensa de una diferencia de tres goles con 3-6 y 5-8. España defendía con poderío, amparada también en la buena labor bajo los palos de Micaela Ciobanu, y atacaba con precisión a un rival que no encontraba el juego dinámico que le ha hecho dominar el balonmano femenino mundial.

Pero un par de pérdidas de balón, acompañadas con las siguientes contras, despertó al gigante nórdico. Marit Breivik, la entrenadora noruega, empezaba a sonreír al ritmo de la remontada de su equipo, que se hizo con el mando con un parcial de 5-0 (10-8). Dueñas solicitó un tiempo muerto para pedir a sus pupilas que tuvieran más movilidad en ataque para romper la defensa de las campeonas. Aunque lo pareció encontrar con un gol de Zornitza Koleva tan solo frenó en parte las acometidas de Noruega, que alcanzó el descanso con mínima ventaja de 13-12, el mismo resultado con el que se presentó al intermedio España frente a Alemania en la semifinal.

 

Un parcial de 3-0 de salida fue el principio del fin para el sueño español (16-12) porque Noruega se lanzó en pos de su tercer título seguido sin compasión. No tuvo ya el cuadro de Dueñas capacidad de reacción y sucumbió en todas las líneas ante un vendaval de balonmano. Las nórdicas festejaron contragolpe tras contragolpe y la diferencia se disparó en progresión geométrica.

Pese a todo, las españolas pueden sentirse muy orgullosas. En esta campeonato vencieron a equipos a los que nunca antes se había ganado, derribaron barreras y demostraron que el balonmano femenino español también existe y, además, está muy vivo. 

34 - Noruega (13+21): Haraldsen, Noestvold (7p), Loeke (2), Breivang, Lunde (4), Johansen (3), Frafjord (2), Larsen (6), Kristinsen (1), Sulland, Riegelhuth (6), Blanco (2), Herrem (1) y Terese Pedersen (ps).

21 - España (12+9): Ciobanu, Mangué (4, 2p), Garmendia (2), Martín (2), Barno, Bea Fernández (2), Cuadrado (1), Aguilar (2), Chávez, Pinedo (1), Begoña Fernández (4), Oncina (2), Koleva (1) y Cristina González (ps).

Marcador cada cinco minutos: 2-2, 3-5, 4-6, 8-8, 10-9, 13-12 (descanso), 16-12, 18-14, 22-15, 27-17, 32-18 y 24-21.

Arbitros: Tatiana Rakytina e Irina Tkachuk (UKR). Excluyeron por dos minutos a las españolas Garmendia, Koleva, Cuadrado y Mangué, y a las noruegas Loeke y Blanco.

Incidencias: Final del Europeo de Macedonia disputada en el pabellón Boris Trajkovski, de Skopje, ante 5.000 espectadores.