Público
Público

Las nuevas normas dividen a Alonso y Briatore

El piloto español no entiende "la necesidad de cambiar las reglas constantemente" mientras que el patrón de Renault cree que primar las victorias añadirá "motivación extra"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La nueva nomativa de la FIA, que destaca que el campeón del mundo será el que sume más victorias, sigue dando mucho que hablar. El piloto español Fernando Alonso ha sido crítico con el cambio, ya que no entiende 'la necesidad de cambiar las reglas de este deporte constantemente'.

'No entiendo la necesidad de cambiar las reglas de este deporte constantemente. Creo que este tipo de decisiones sólo puede confundir a los aficionados', afirma el bicampeón español en su página web.

'La Fórmula Uno se desarrolla desde hace más de 50 años gracias a los equipos, a los patrocinadores, a los pilotos y, sobre todo, a los aficionados de todo el mundo, y ninguno de ellos ha podido exponer sus propios puntos de vista ante la FIA', agrega.

'Me preocupan no tanto las decisiones que afectan a la temporada que está a punto de comenzar, sino, sobre todo, aquellas que afectan al futuro de la competición en los próximos años. Espero que haya alguna manera de que estas medidas puedan ser reconsideradas a corto plazo', concluye.

 
Sin embargo, Flavio Briatore se ha mostrado a favor del nuevo sistema y considera que añadirá 'motivación extra' a los pilotos. Expresó, sin embargo, su preocupación por los cambios en la normativa relativos a los límites en el gasto de las escuderías.

En declaraciones hechas a la BBC, Briatore dijo: 'No tengo ningún problema con relación al nuevo sistema de puntuación. Creo que supone una motivación extra para que el conductor lo haga lo mejor posible, que es ganar'. Briatore recordó que en este deporte 'se centra todo en ganar y en adelantar y, si esto supone una motivación extra, creo que se va en la dirección adecuada'.

Aludió también a la intención de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA), que se propone acometer una nueva reducción de costes en la Fórmula Uno de manera que los presupuestos de las escuderías no superen los 30 millones de libras esterlinas (unos 32 millones de euros) a partir de 2010.

Briatore resaltó que esa reducción no debería constituir una prioridad y que 'la Fórmula Uno debería tener el mismo coche, las mismas reglas, y a partir de ahí, discutir el tema del presupuesto'. 'Necesitamos estabilidad, los cambios han venido un poco como un shock', afirmó.