Publicado: 07.02.2014 07:58 |Actualizado: 07.02.2014 07:58

El objetivo de España: inscribir un nuevo apellido en el medallero olímpico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hasta la fecha, hablar de Juegos Olímpicos de invierno en España es sinónimo de un apellido, el Fernández Ochoa. El único capaz de apropiarse de las únicas dos medallas que atesora nuestro país en toda la historia olímpica invernal. Un balance excesivamente escaso y que los 20 miembros de la delegación española que participan desde hoy en Sochi intentarán mitigar. Las esperanzas están puestas, sobre todo, en Javier Fernández. El doble campeón de Europa de patinaje artístico lo tiene todo para auparse con una medalla olímpica. Y podrían acompañarle nombres como Carolina Ruiz, Queralt Castellet o Lucas Eguibar.

Desde 1992, año en el que Blanca Fernández Ochoa logró colgarse el bronce en el slalon de Albertville, nadie ha sido capaz de volver a subirse a un podio olímpico. Ya han pasado 22 años y otros cinco Juegos Olímpicos. Un periodo de sequía que necesita ser regado de éxito con urgencia. Antes que Blanca fue su hermano, el desaparecido Paquito Fernández Ochoa, el que se erigió en el gran pionero del esquí alpino en España. Cuando el franquismo encaraba sus últimos y aciagos años y en España apenas se usaba la nieve para jugar con ella, Paquito logró el hito de convertirse en el primer y único campeón olímpico español en deportes de invierno, hasta el día de hoy. Corría el año 1972 y en Sapporo Paquito se convirtió en don Francisco.

Y de Paquito a Juanito. Un alemán nacionalizado español dio tres alegrías enormes en los Juegos de Salt Lake City de 2002 en esquí de fondo. Se convirtió en el deportista más laureado de nuestro país al colgarse tres oros como tres soles en las pruebas de 50 kilómetros clásica, 30 kilómetros estilo libre y 10 kilómetros + 10 kilómetros en persecución combinada. Johann Mühlegg asombró a propios y extraños por su zancada sobre la nieve, su capacidad pulmonar y su rostro de ojos azules, pelo rubio y pómulos sonrojados. Pero al final, todo fue una mentira. Una trampa. Controles antidoping posteriores detectaron darbepoetina en la sangre de Juanito. Le despojaron de sus tres oros pese a que él siempre negó categóricamente haberse dopado.

Desde entonces y hasta Sochi, la deportista española que ha estado más cerca de colgarse una medalla olímpica ha sido la esquiadora granadina María José Rienda. Participó en cinco Juegos y su mejor puesto fue una sexta plaza, precisamente en Salt Lake City. Pero en la cita de 2014, España cuenta con el grupo más nutrido que hay acudido a unos Juegos. Una mezcla de veteranía y juventud, de experiencia y descaro, que podría volver a situar a España en el medallero olímpico.

Encabeza el cartel el madrileño Javier Fernández, doble campeón europeo de patinaje artístico y que será el abanderado en la ceremonia inaugural. 'SuperJavi', de 22 años, que el año pasado logró el bronce en los Mundiales de London (Canadá), revalidó el pasado 18 de enero, en Budapest, el título continental que había capturado la pasada temporada en Zagreb, circunstancia que le convierte en candidato a medalla en Sochi y que le ha hecho acreedor a portar, en sus segundos Juegos la bandera española en la ceremonia de apertura.

La otra gran baza española es la granadina Carolina Ruiz, única española que ha ganado un descenso de la Copa del Mundo de esquí alpino, el de Meribel (Francia), hace casi un año. La esquiadora de Sierra Nevada -que apunta alto en el supergigante y en el descenso- afronta, a los 32 años, sus cuartos Juegos Olímpicos, después de haber competido en los de Salt Lake City'02 (EEUU), Turin'06 (Italia) y, hace cuatro años, en los de Vancouver, en Canadá.

En la ciudad del pacífico canadiense la abanderada española fue la barcelonesa Queralt Castellet, que en esos Juegos iba tercera en el halfpipe de snowboard disputado en Cypress Mountain, antes de golpearse la cabeza mientras se ejercitaba entre ronda y ronda, por lo que, como medida preventiva, los jueces la impidieron competir en la manga decisiva. Queralt, de 24, que hace ocho años fue la más joven de entre todos los españoles que compitieron en las pruebas olímpicas del Piamonte italiano, tendrá la oportunidad de desquitarse en Sochi -donde entra dentro de las favoritas- de lo sucedido en 2010 en tierras canadienses.

Entre los debutantes destaca el guipuzcoano Lucas Eguibar, que el año pasado se proclamó -en Erzurum, Turquía- campeón mundial júnior de 'boardercross', otra modalidad del snowboard, y subió a su primer podio de la Copa del Mundo, al concluir tercero en la prueba de Arosa (Suiza). A mediados del pasado mes de enero, el donostiarra -que este domingo cumplirá 20 años- logró su segundo podio en Copa del Mundo al firmar un segundo puesto en la estación andorrana de Vallnord-Arcalís, por lo que llegará a Rusia en busca de la sorpresa.

El equipo anunciado el pasado 21 de enero por el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, era inicialmente de 21 deportistas, pero el catalán Rubén Vergés, que esperaba poder competir en el halfpipe de snowboard después de la reordenación de plazas de la Federación Internacional de Esquí (FIS), finalmente no obtuvo una y se quedó fuera de los Juegos de Sochi.

Además de 'SuperJavi', la Federación Española de Deportes de Hielo (FEDH), que preside María Teresa Samaranch, mandará a otros cuatro deportistas: el madrileño Javier Raya, también en patinaje artístico, en el que además, competirán, en danza, la pareja formada por la madrileña Sara Hurtado y el catalán Adriá Díaz; y el barcelonés Ander Mirambell, que, al igual que lo hiciera en Vancouver, competirá en skeleton.

Aparte de los citados anteriormente, la Real Federación Española de Deportes de Invierno (RFEDI), presidida por Eduardo Roldán, estará representada en Sochi por otros trece deportistas.

Son los esquiadores alpinos catalanes Alex Puente, Ferrán Terra y el guipuzcoana Paul de la Cuesta; el cántabro Laro Herrero y el ceutí de la federación andaluza Regino Hernández, en snowboard; la esquiadora acrobática navarra Katia Griffiths; y tres fondistas: la catalana Laura Orgue, el cántabro Javier Gutiérrez -hermano del mítico Juan Jesús, cinco veces olímpico- y el vasco Imanol Rojo; a los que hay que añadir dos biatletas: la andaluza Victoria Padial y el aragonés Víctor Lobo.

Esquí alpino

Carolina Ruiz

Alex Puente

Ferrán Terra

Paul de la Cuesta

Pol Carreras

Snowboard

Queralt Castellet (Halfpipe)

Laro Herrero (Boardercross)

Lucas Egíbar (Boardercross)

Regino Hernández (Boardercross)

Esquí estilo libre

Katia María Griffiths Halfpipe

Esquí de fondo

Laura Orgue

Javier Gutiérrez

Imanol Rojo

Biatlón

Victoria Padial

Víctor Lobo

Patinaje artístico

Javier Fernández Individual masculino

Francisco Javier Raya Individual masculino

Sara Hurtado Danza

Adrián Díaz Danza

Skeleton

Ander Mirambell