Publicado: 20.06.2014 07:00 |Actualizado: 20.06.2014 07:00

El objetivo es el liderato

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Francia y Suiza vivirán hoy (21.00 horas, Cuatro y Gol T) un duelo en la cumbre del grupo E, donde el vencedor de la contienda se pondría en una magnífica posición para finalizar la primera fase del Mundial de Brasil como líder. Para lograr tal fin, la escuadra bleu se encomienda a la inspiración de Karim Benzema, que obró un magnífico doblete en su partido ante Honduras. Los pupilos de Ottmar Hitzfeld, por su parte, centran todos sus focos en su mejor jugador en el choque ante Ecuador, Xherdan Shaquiri.

Franceses y suizos se verán hoy las caras en el Arena Fonte Nova para tratar de ratificar sus respectivas victorias conseguidas en sus debuts. Unos triunfos conseguidos de distinta forma, ya que mientras Francia se impuso con contundencia, tanto en el marcador como en el juego, a la cenicienta del grupo, Honduras, Suiza tuvo más inconvenientes para doblegar a Ecuador. Un gol de Haris Seferovic, de ascendencia bosnia, en el tiempo de añadido permitió al combinado helvético sumar los tres puntos.

El doblete de Benzema en el debut frente a Honduras no se veía en un Mundial a jugador francés alguno desde que Zinedine Zidane endosó dos tantos a Brasil en la final de 1998 en Saint Denis. El jugador del Real Madrid, que no fue convocado para el Mundial pasado, en el que los bleus se rebelaron contra el técnico, encabeza una generación joven, en la que solo cinco jugadores superan la media centena de partidos internacionales. La prudencia y el compromiso de los jugadores con el equipo, dos logros que la prensa francesa reconoce en el trabajo de Didier Deschamps, son evidentes en las palabras de Benzema, quien dice no sentirse "ninguna estrella" y atribuye su destacado estreno en un Mundial al trabajo del equipo. Así lo ha ratificado el lateral y capitán Patrick Evra, para quien la "mayor fortaleza es que la estrella es el equipo".

Para el encuentro de hoy, la principal duda del seleccionador radica en el estado del centrocampista del Paris Saint-Germain Yohan Cabaye, quien contra Honduras se resintió de sus dolencias en la ingle y por lo mismo se ha perdido del último entrenamiento. Cabaye "se encuentra bien", según dijo el médico Guy Stephan, que calificó el contratiempo como "un pequeño problema", causado por la intensidad del choque contra el conjunto centroamericano.En el cuadro suizo, por su parte, el seleccionador, Ottmar Hitzfeld, ha anunciado la despedida del fútbol tras 30 años de carrera al final de Brasil 2014, y se ha propuesto situar a sus pupilos, como mínimo, en los octavos de final.

Una meta más que aceptable teniendo en cuenta que el conjunto helvético hasta donde más lejos llegó fue los cuartos de final de los mundiales de 1934, 1938 y 1954. En el de Alemania 2006, Suiza impuso un récord de imbatibilidad al permanecer 559 minutos sin encajar un solo gol, y de paso entró en la historia como la selección que se fue de ese torneo sin encajar goles, pues empató 0-0 con Francia, ganó por 2-0 a Togo y Corea del Sur, y dejó otro cero con Ucrania, pero cayó por 3-0 en una tanda de penaltis. Esta racha fantástica acabó tras su segundo partido en Sudáfrica 2010 cuando encajó un gol de Chile.

La multiculturalidad es uno de los denominadores comunes de ambas selecciones. En las filas del combinado suizo podría reunirse una pequeña ONU, ya que hay jugadores de origen español, turco, italiano y hasta marfileño y caboverdiano. Por parte de los franceses, ademas del antes mencionado Karim Benzema, de origen argelino-cabilio, cuenta con otros jugadores de distinta prodecencia, como Mamadou Sakho, cuyas raíces están en Senegal, Paul Pogba, que tiene ascendencia guineana y Rio Mavuba y Blaise Matuidi, angoleños.