Público
Público

Oxígeno en la cola

El Espanyol perdona y cae ante un Zaragoza sellado por Roberto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Espanyol subestimó ayer al Zaragoza, que todavía no había ganado a domicilio este curso, y permitió que el colista le birlara tres puntos en Cornellà. Dominó el equipo de Pochettino la contienda, pero, embrollado, pospuso tanto su resolución que se quedó sin tiempo para el remonte. Mientras Coutinho, de nuevo desequilibrante, mandaba dos balones al palo y Weiss y Uche perdían cada pulso con Roberto, Da Silva no falló en un remate franco a la salida de un córner y Juan Carlos sentenció en el añadido.

Le costó entrar en el partido al Espanyol, lento en la circulación, contagiado por el ritmo cansino de un Zaragoza encomendado a Roberto y Lafita. Y aunque estuvo mejor en la segunda parte, desperdició la oportunidad más clara cinco minutos antes del descanso. Coutinho estrelló un disparo al palo, Uche no aprovechó el rebote y tampoco Weiss acertó tras el rechace de Roberto. Y es que, a pesar del abandono de sus compañeros, el portero del Zargoza fue el mejor ayer del conjunto maño.

En el segundo tiempo, los muchachos de Manolo Jiménez dieron un paso atrás, volvió a perdonar el Espanyol frente a Roberto (Romaric y Coutinho) y llegó el tanto visitante. Da Silva silenció Cornellà con un cabezazo franco, a la salida de un córner, una acción que dejó retratado a Forlín, porque fue el argentino quien perdió la marca.

El gol reavivó al Zaragoza y al Espanyol, aciago ante portería, le entró la prisa. Coutinho, omnipresente, estrelló otro balón al travesaño, pero esta vez fue Verdú quien tampoco acertó en el rechace.

Pochettino puso en el campo a Thievy (sustituyó a Fortín, lesionado), pero ni así llegó el gol local. Sin mediocentro, con el equipo partido y el rival fortalecido, Micael botó rápidamente una falta para que Juan Carlos marcara el segundo, con medio Espanyolen Babia. Así las cosas, los aplausos de la hinchada se los llevó ayer Luis García en su vuelta a Cornellà.