Público
Público

Pedro ya no regatea elogios

Cuanto más deslumbra el fútbol del canario, indiscutible para Guardiola, más avasalla el Barça

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Pedro no recibe los mismos elogios que Messi, Xavi o Iniesta. Mejor, no le gusta sentirse el protagonista y Guardiola lo sabe. 'Lo pasa mal, le da vergüenza. Él se siente cómodo en este estado', aseguraba el técnico azulgrana al término del partido ante la Real Sociedad. El canario no marcó ante los donostiarras ocho días atrás, pero fue uno de los más destacados de su equipo. Tras el partido del sábado en Cornellà, Pedro ya no puede encontrar en sus compañeros un refugio en el que esconderse de todas las miradas y abstraerse de las alabanzas.

El canterano fue el mejor en el feudo espanyolista. Decisivo en el resultado por el gol que abrió el marcador y el tercero que sentenció el encuentro, y trascendental en todas las facetas juego. 'Su partido habla por sí solo. La solidaridad y la intensidad de todos los jugadores de arriba es importante, ayudan mucho a los centrocampistas', señaló Guardiola el sábado. Un dato da la razón al técnico. Pedro recuperó cinco balones uno más que Puyol y solamente perdió uno. Únicamente el resto de integrantes de la defensa, Alves, Piqué y Abidal, además de Busquets, estuvieron mejor que el canario en este ámbito. 'Estoy contento con mi juego y el nivel del equipo', reconoció el propio Pedro tras el derbi. No es para menos.

El joven delantero, alérgico a las alabanzas, no puede ocultar su jerarquía

Con los dos goles del sábado, suma seis en Liga y doce en todas las competiciones. Pero hasta la décima jornada del campeonato, con el 0-3 en el minuto 64 que sentenciaba el triunfo del Barça el Getafe, el delantero canario no logró abrir su cuenta en el campeonato. El hombre del récord, el autor de goles en las seis competiciones jugadas y ganadas por el Barça a lo largo de 2009, no contaba con el reconocimiento unánime y muchos veían en el fin de su estado de gracia ante la portería rival el principio de su desaparición paulatina del equipo. Pero Guardiola y el resto de sus compañeros sabían que lo de Pedro no es flor de un día.

'No es un jugador de diez, es un jugador de once. Un tesoro para cualquier equipo', aseguró Guardiola en su momento. Pese a rondar lejos de los registros de la temporada pasada (23 goles en total, 12 en Liga), Pedro continuó entrando en el equipo y a día de hoy sus números revelan su trascendencia en el juego azulgrana más allá de los goles. Ha participado en todos los encuentros ligueros de la temporada, en cinco de Liga de Campeones, pero también en los dos disputados en la Copa del Rey ante el modesto Ceuta de Segunda B. Su reencuentro con el gol ha coincidido, casualidad o no, con la explosión definitiva del equipo en la temporada. Forma parte del once de gala y ha participado activamente de las goleadas recientes ante Almería, Real Madrid, Osasuna y Espanyol.

Atendiendo al prototipo de jugador canario, uno puede pensar en pausa, gusto por el balón, tacto en el control y exquisitez en el pase. En el reflejo del alma soleada de las islas. En Valerón. Pero Pedro se aleja de cualquier estereotipo y también cualquier clasificación posible como futbolista. Impredecible en el desmarque, oportuno y entregado como pocos en el trabajo colectivo, se encarga de demostrar jornada a jornada que es un jugador imprescindible para el Barça de Guardiola. Por si todavía había alguna duda.