Público
Público

Pérez asume el método Mou

El presidente escenifica ante los socios una defensa a ultranza del agresivo discurso del entrenador portugués

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Si no hemos ganado la Copa de Europa no ha sido por culpa nuestra'. Si había alguna duda de la entrega incondicional de Florentino Pérez a Mourinho, la asamblea de socios compromisarios de ayer las despejó por completo. El presidente madridista asumió sin tapujos el discurso de su entrenador: el dedo en el ojo de Tito Vilanova como respuesta a las presuntas provocaciones del Barça; la teoría de la conspiración arbitral y mediática; la convicción firme de que la denuncia de las actuaciones arbitrales se hace en defensa legítima del club; y la necesidad de agilizar una estructura que Mourinho describía como ministerial y paquidérmica, quedaron oficialmente respaldas por Florentino Pérez: 'Mou nos ha agitado un poco, nos ha hecho ver por qué el señorío no es no decir que alguien hace teatro. Si nos agreden, ¿los felicitamos? ¿Dónde dice ni Santiago Bernabéu ni nadie que a nosotros nos hagan un arbitraje malo y digamos que está muy bien?'.

La defensa de los números económicos fue un trámite para Pérez, al que le fueron aprobadas las cuentas de la temporada pasada y el presupuesto de la presente con mayorías abrumadoras. Pero su defensa de Mourinho fue un ejercicio de vehemencia poco visto hasta ahora en el máximo mandatario del club. Con un tono elevado y rotundo, Florentino se mourinhizo tanto que incluso empleó la palabra empatía, habitual en el discurso de su técnico: 'A su altísima profesionalidad hay que añadir su grado de compromiso y empatía con el club es incuestionable'. Varios socios compromisarios denunciaron que los modales del entrenador portugués no están en concordancia con los valores tradicionales del club ni con la imagen que intenta transmitir y comercializar el Real Madrid. 'El club ni ha perdido imagen, ni marca, es el mas importante del mundo como dicen todas las agencias especializadas. No aprovechemos el dedo en el ojo. Está mal, lo supo Mourinho y pidió perdón, pero tampoco oí hablar de provocaciones por otro lado. Los valores del Madrid son el juego limpio, el esfuerzo, el respeto, pero la lucha contra la injusticia también lo es', respondió convencido Pérez a los asamblearios que cuestionaron los métodos de Mourinho. Una cerrada ovación coronó esas palabras.

'La imagen exterior del Madrid es el dedo de Mourinho en el ojo de Vilanova'; 'si tiene un tigre de mascota tendrá que tenerlo atado no sea que se coma a la hija del vecino o a la suya propia; 'damos justificaciones e imagenes irreconocibles en la historia del club', son algunas de las andanadas que tuvo que escuchar Pérez sobre las consecuencias que pueden tener los modales de su entrenador. Todas esas críticas fueron acompañadas de algunos silbidos y protestas. El presidente impuso a los que trataban de interrumpir a los críticos con Mourinho que guardaran silencio. Pero ante esas afirmaciones, luego no dudó en reafirmar al técnico portugués: 'Estoy realmente sorprendido con el grado de identificación de Mourinho. El otro día vimos como en Zagreb a un jugador le daban una patada, le tenían que dar tres puntos y no pitaban ni falta, pero eso hay que decirlo y cada uno lo dice como sabe. Mourinho tiene a favor el 95% de los aficionados según las encuestas que hace el club todos los días'.

Durante la asamblea volvió el debate Valdano-Mourinho, ambos fueron aplaudidos cuando se les mencionó, aunque ganó el luso. Pérez, como el día que destituyó a Valdano, tomo partido por el hombre que ha diseñado a su gusto la nueva estructura de la entidad: 'Si vamos a hablar de Mou hay que decir que tiene tanta potencia que era absurdo mantener una dirección deportiva. Esa apuesta hoy es buena para el Madrid, nuestros rivales están organizados. Decidimos darle toda la dirección deportiva a Mourinho y se la damos para sus aciertos y sus errores'.

La cantera también fue un tema de debate y ahí Florentino fue rotundo: 'Me parece bien pedir cantera, pero la historia del Madrid la cambió Di Stéfano. Yo he aplicado la ecuación de Bernabéu, ahora tenemos a Cristiano y a Casillas'.