Público
Público

La Policía cree "veraces" los abusos sexuales de Jesús Carballo denunciados por una exgimnasta

La atleta recurre junto al CSD el archivo del caso. "Me destrozó la vida", asegura. Otras atletas corroboran que sufrieron el acoso del exseleccionador cuando eran menores de edad. Carballo fue inhabilitado en enero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El exseleccionador nacional de gimnasia Jesús Carballo, de 69 años, habría abusado sexualmente de menores en la década de los setenta y ochenta, tal y como denunció una gimnasta olímpica que dice que el presunto autor le 'destrozó' la vida, según publica este lunes el diario El País. La Policía considera 'totalmente veraces' los hechos, que se cometieron presuntamente cuando la denunciante, actualmente con 48 años, era menor de edad, según el informe de diligencias al que tuvo acceso el diario.

'Carballo me destrozó la vida. Las consecuencias del abuso las sigo padeciendo hoy. La sala verde [una dependencia del gimnasio] sale en todas mis pesadillas', llega a asegurar la denunciante al diario.

En su declaración ante la policía, la exgimnasta relató los abusos y agresiones sexuales a los que supuestamente fue sometida desde los 12 hasta los 15 años por el exseleccionador durante los entrenamientos, hoteles y en el propio vehículo del denunciado, según se recoge en el informe policial. Dichos abusos llegaron a incluir penetraciones. Además, otras compañeras de la denunciante en el equipo nacional de la época han corroborado su versión y han asegurado que otras integrantes del equipo también sufrieron los abusos, que se extendieron hasta mediados de los años ochenta. Ninguna ha querido revelar su identidad.

El juzgado de instrucción número 11 de Madrid sobreseyó el caso porque el delito está prescrito, pero tanto la denunciante como el Consejo Superior de Deportes (CSD) presentaron un recurso ante la Audiencia Provincial de Madrid. Tras la denuncia, el CSD apartó a Jesús Carballo de su puesto, en el que estuvo más de 30 años, en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Madrid a finales de enero, además de prohibirle el acceso a las instalaciones.

'Me decía que era mi padre y lo cierto es que yo pasaba más horas con él que con mi familia. Tenía sentimientos encontrados: le admiraba, le quería, pero a la vez tenía terror y me sentía obligada a soportar cosas', dijo la denunciante.

Una compañera de la denuncia ha relatado al diario uno de los episodios de abusos cometidos por el exseleccionador en un hotel. 'Nos concentraron en un hotel antes de los Juegos de Moscú. Casi todas las noches Fillo [como se conoce a Carballo en el mundo de la gimnasia] venía a la habitación. Esa noche, como muchas otras, a mí me dio un masaje para soltarme la espalda. Luego le oí en la cama de al lado. Yo estaba paralizada por dentro. Cerré los ojos y me hice la dormida. Era tan duro que nunca nos atrevimos a hablar de ello entre nosotras. Fue muy traumático'.

El proceso para denunciar a Jesús Carballo se ha dilatado en el tiempo, ya que los abusos se cometieron hace más de 30 años. Sin embargo, el año pasado se volvieron a reunir parte de las integrantes de aquel grupo de gimnastas y fue cuando comenzaron a hablar del tema. 'A raíz de ese reencuentro nos dimos cuenta de que no éramos las únicas víctimas y que habíamos sido gimnastas de varias generaciones las que sufrimos sus abusos. Nos entró el pánico. Pensamos que igual esto seguía ocurriendo y decidimos pedir ayuda al CSD'.

Pero Jesús Carballo, padre del actual presidente de la Federación Española de Gimnasia Jesús Carballo, no solo abusaba sexualmente de algunas de sus pupilas. La dinámica de trabajo y el ambiente que imperaba en la selección era de control absoluto por su parte y de dominación psicológica de las adolescentes. El informe policial recoge otros 14 testimonios que relatan 'episodios de tratos vejatorios, humillaciones e insultos de Jesús Carballo hacia las gimnastas, así como en algún caso se indica que como consecuencia de este trato se pudiera haber causado lesiones que impidieron continuar la carrera deportiva'.