Publicado: 08.06.2014 09:37 |Actualizado: 08.06.2014 09:37

Un providencial Tomic pone al Barcelona a un paso de la final

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una canasta de Ante Tomic tras un providencial rebote de ataque dio al Barcelona la segunda victoria en las semifinales ante el Valencia Basket y le sitúa con todo a favor para acceder a la final, pues tiene por delante dos partidos en su pista para sentenciar su clasificación.

El conjunto valenciano se sobrepuso a sus muchos problemas y supo jugar sus pocas bazas con energía e inteligencia para llevar el partido a un final a cara o cruz en el que dispuso de dos segundos para un último tiro, pero el triple que intentó Oliver Lafayette no pudo cambiar el signo del choque.

Espoleado por la contundente derrota sufrida en el primer partido, el Valencia saltó a la cancha con energías renovadas y con una idea clara: sólo si retenía el control del rebote en su canasta podría correr y jugar a gusto. El alero Romain Sato se encargó de hacerlo y Van Rossom de acelerar el ritmo para incomodar al Barcelona.

Dos triples, uno de Justin Doellman y otro de Rafa Martínez, permitieron a los locales sacar partido de su buena puesta en escena. Enfrente, un par de acciones de Papanikolaou dieron tiempo al Barcelona a meterse en el encuentro, pero al equipo catalán le costó encontrar ritmo en la anotación.

La salida a la pista de Lafayette permitió al Valencia sumar sin tener que elaborar mucho los ataques y Xavi Pascual tuvo que recurrir a la calidad de Navarro y a la experiencia de Sada para tratar de que el encuentro no se le fuera de las manos (22-9, m.10).

El equipo catalán lo logró, aunque le costó lo suyo. Supo aprovechar los minutos en los que el Valencia, que no contaba con Dubljevic y Aguilar por lesión, jugó con cuatro pequeños y la técnica por protestar que vio Víctor Sada apenas le afectó.

Con los locales con pocas ideas y menos acierto, fue estrechando el marcador hasta empatarlo a falta de un minuto para el descanso. Sólo un triple de Doellman permitió al Valencia irse por delante a los vestuarios (31-28, m.20).

El receso no aclaró las ideas de los locales que, incapaces de anotar, vieron como el Barcelona, pese a no estar tampoco demasiado inspirado, se puso por delante con un par de acciones del hasta entonces desaparecido Lorbek (33-37, m.24)

Pero, a diferencia de lo que pasó en el primer partido en una situación y un momento parecidos, los locales no se derrumbaron y liderados por Van Rossom y refugiados en una zona 1-3-1 se las arreglaron para que su rival no se escapara en el marcador (43-46, m.30).

Al Barcelona se le atragantó la defensa local, no tanto por la intensidad sino porque a veces sus jugadores se veían demasiado solos. El Valencia volvía a creer en la victoria (52-51, m. 36). Tras un par de cambios en el mando del marcador, la seguridad desde la línea de tiros libres permitió a los visitantes coger aire, pero un triple de Van Rossom hizo que el choque entrara empatado en el último minuto.

Una canasta de Doellman dio una mínima ventaja a los locales, que defendieron con ímpetu el último ataque del conjunto catalán, pero a costa de descuidar el rebote y Tomic supo aprovecharlo para sellar el segundo triunfo del Barcelona.