Público
Público

De récord en récord

El Barça llega a la mitad del campeonato a tope. Sólo se ha dejado 7 puntos en 19 jornadas y ha marcado 59 goles. Guardiola ha dado con la tecla del éxito y sus estrellas están a un nivel altísimo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Llega el Barça a la mitad del campeonato exultante, con un rendimiento muy por encima de lo esperado tras un dubitativo arranque. Batiendo récords en puntos y goles, después de unos meses de crecimiento imparable, en los que los azulgrana se han mostrado intratables. Anoche lo volvió a demostrar con otra exhibición de juego y goles contra el Deportivo (5-0).

50 puntos sobre 57 posibles, 59 goles en 19 partidos de Liga, la mejor racha de victorias a domicilio de la historia, el mayor número de puntos de la Liga de 20 equipos y eso que todo empezó con recelo, dudas sobre la capacidad del entrenador, el inexperto en los banquillos Pep Guardiola y con una derrota en Soria.

A pesar de que las cosas no mejoraron en el estreno en casa (1-1 frente al Racing de Santander), a partir de entonces se vio el mejor Barça, hechuras de un equipo solidario en la presión y demoledor en la ataque, con una tripleta de delanteros (Eto'o, Messi y Henry) en estado de gracia (41 goles entre los tres en la primera vuelta).

Después de ganar por goleada un partido en El Molinón (1-6) y solventar al límite los compromisos ante el Betis (3-2), Espanyol (1-2) y Shakhtar Donetsk (1-2), el Barça empezó a creer en sí mismo. En octubre empezó a golear. 6-1 al Atlético, 0-5 en Basilea, 5-0 al Almería. Inicio noviembre de la misma manera: 1-4 en Málaga y 6-0 al Valladolid, aunque volvió a tener un frenazo con el empate arrancado por el Getafe en el Camp Nou (1-1).

Numancia, Racing y Getafe han sido los únicos que ha sumado en Liga ante el Barça, los otros 16 partidos se han saldado con victoria. En Europa, su camino ha sido paralelo, clasificándose para los octavos como primero de grupo; y en la Copa juega el próximo miércoles la ida de los cuartos de final.

Ha resultado definitivo en el despegue del equipo azulgrana la solvencia con la que resolvió sus envites contra los cuatro grandes: Sevilla, Valencia, Real Madrid y Villarreal; una serie de partidos que podía determinar el lugar en el que se encontraba el equipo de Guardiola.

La manera con la que ganó a Sevilla (0-3) y Valencia (4-0) fue una demostración de poderío. Un Real Madrid a la defensiva también cayó en el Camp Nou (2-0) y cerró el póquer con un 1-2 en Villarreal. Doce puntos en esos cuatro encuentros que es la diferencia que el Barça lleva ahora sobre el segundo. Guardiola se encarga día a día de rebajar la euforia en el barcelonismo, insistiendo en que en enero no se deciden los títulos, pero el entrenador del Barça no puede negar la evidencia.

De agosto a enero, ningún equipo ni en España ni en Europa ha rendido al nivel del Barça. Es líder de la Liga (50 puntos, 12 más que el segundo), el equipo más goleador del Continente (3,1 de promedio en Liga) y tiene abiertas sus opciones en Europa (jugará los octavos de final de la 'Champions' ante el Olympique de Lyon) y en la Copa del Rey.

Guardiola no quiere alegrías y mantiene enchufado a su equipo desde el primero al último minuto de los partidos con mano izquierda y dotes de mando. Sabe que después de dos años, el Barça necesita alegrías y él es el elegido para liderar esa transformación, a pesar de que el barcelonismo no vio clara la apuesta inicial de Joan Laporta. Hoy el Barça no se entrena. No tiene nada que ver que hoy sea el 38 cumpleaños de su entrenador, porque Guardiola parece no tener tiempo para celebraciones.