Público
Público

Un remonte febril

El Espanyol supera al Mirandés (3-2) en cinco minutos de locura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cinco minutos de locura, de goleada febril y remonte casi milagroso truncaron ayer el sueño del Mirandés, un equipo fabuloso. Lo demostró de nuevo en Cornellà poniendo contra las cuerdas al Espanyol, que jugó con fuego. El 0-2 a seis minutos para la conclusión le tenía en jaque. Sucede que el equipo de Pochettino se ha especializado últimamente en remontadas heroicas y, pese a todas las adversidades, no desaprovechó las debilidades del Mirandés, que también las tiene, para voltear el partido. Casi sentenciados, con un segundo gol maravilloso del magnífico Infante –al tiempo, un error garrafal de Amat, que frivolizó en el balcón del área y vio cómo le robaban la cartera–, casi sin quererlo, los blanquiazules tuvieron una reacción fulgurante. Olieron el cansancio de los jugadores de Carlos Pouso, y con tres fogonazos de Weiss, Rui Fonte y Verdú se aseguraron una vuelta más plácida.

Hasta entonces, todo habían sido malas noticias para el Espanyol, que amaneció con la baja de Sergio García por una lesión en el menisco interno de la rodilla izquierda y, antes del descanso, con un gol en contra, ya había perdido también a Álvaro. Héroe ante el Córdoba y el Barça en Liga, el delantero tuvo que retirarse por una lesión en el muslo que le mantendrá entre tres y cuatro semanas de baja. Su diagnóstico, sin embargo, pareció benévolo cuando se conoció el de Sergio García, casi al mismo tiempo: el catalán, máximo goleador del Espanyol con cinco tantos, será operado hoy y estará dos meses de baja. En cuestión de horas, y con Pandiani aún fuera de juego –el uruguayo lleva dos meses lesionado–, Pochettino vio cómo su delantera se quedaba sin pólvora.

Las bajas probablemente le obligarán a fichar en el futuro. Ayer le hicieron reestructurar el equipo. Entre otras cosas, porque el Mirandés le superó durante más de medio partido. Serio y bien plantado, el equipo de Pouso se recogió bien y se desplegó con el suficiente descaro como para retratar a los blanquiazules en la jugada del primer gol: sólo tres toques para que Alain batiera a Casilla. Con todo en contra, también un segundo gol, el Espanyol aguardó al suspiro final para redimirse en un remonte febril.

Espanyol: Casilla; Javi López, Amat, H. Moreno, Dídac (Rui Fonte, m. 68); Forlín (Baena, m. 76), Romaric; Weiss, Verdú, Thievy; y Álvaro (Albín, m.

Mirandés: Nauzet; Garmendia, Caneda, Corral, R. García; Iribas, Martins; Mújika (Lambarri, m. 67), Muneta (Garro, m. 63), Infante; y Alain (Blanco, m. 75).

Goles: 0-1. M. 28. Nauzet saca de portería, Mújika peina y Alain bate a Casilla. 0-2. M. 78. Infante aprovecha un error de Amat en la frontal del área, le roba la cartera y bate a Casilla, con una bandeja, por bajo. 1-2. M. 84. Weiss quiebra a Nauzet y lo supera. 2-2. M. 86. Rui Fonte, a centro de Romaric. 3-2. M. 89. Verdú roba un balón y marca con la izquierda.

Árbitro: Mateu Lahoz. Amarilla a Martins, Amat, Forlín, Corral e Iribas.

Cornellà-Prat: 18.408 espectadores.