Publicado: 07.05.2015 23:47 |Actualizado: 07.05.2015 23:48

El Sevilla huele a final

Los de Emery golean a la Fiorentina (3-0) y ponen pie y medio en la final de la Europa League

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Aleix Vidal celebra con sus compañeros uno de sus goles a la Fiorentina. EFE/PACO PUENTES

Aleix Vidal celebra con sus compañeros uno de sus goles a la Fiorentina. EFE/PACO PUENTES

El Sevilla está muy cerca de volver a jugar la final de la Europa League tras vencer este jueves (3-0) a la Fiorentina en el partido de ida de semifinales, decidido por un doblete de Aleix Vidal y otro tanto de Kevin Gameiro, en lo que fue una auténtica exhibición del equipo de Unai Emery, que continúa en el camino para revalidar en Varsovia el segundo título continental.

El cuadro nervionense fue muy superior a la Fiore y siempre tuvo el partido en sus dominios. Juego fluido, solidez en el centro del campo y un goleador improvisado: Aleix Vidal, que fue el gran protagonista del partido al marcar los dos primeros goles jugando como lateral derecho. La fiesta en Nervión promete larga. Sevilla ya apunta a la capital polaca.

Emery dio una lección a Montella -el técnico viola- y dejó claro que pocos equipos pueden hacerle daño si su Sevilla funciona como quiere el técnico vasco. Controlando a su rival, y haciendo daño por las bandas, el Sevilla fue de menos a más generando ocasiones de peligro. Los de Montella recurrieron a su mejor arma, un extramotivado Joaquín.

El extremo del Puerto de Santa María fue lo mejor de la Fiore. El '17' -con sus botas de color verde para meter el dedo en el ojo al vecino-, no fue bien recibido en el Pizjuán, pero dejó muestras de su calidad. Joaquín fue el más avispado y quien provocó los mejores momentos del conjunto morado.

Enfrente, un Sevilla que apostó por la calidad de Reyes para penetrar en el costado y por la sorpresa de Aleix Vidal, que siempre doblaba a su interior para que nadie esperase su aparición en el área contraria. El catalán culminó una buena jugada en el costado zurdo que no pudo detener Gonzalo, el ex zaguero del Villarreal.



El gol no cambió al Sevilla, ni tampoco al rival, que pudo gozar de alguna ocasión en botas del veterano Mario Gómez. En todase llas, incluidas una falta en la segunda mitad, apareció la solvencia del portero Sergio Rico, con más confianza que nunca tras la decisión de Emery de mantenerle como titular en lugar de Beto.

Al comienzo del segundo acto, y pese al desgaste físico del Sevilla, el cuadro andaluz siguió triangulando como facilidad ante el quinto clasificado en Italia. Aleix Vidal, en otra carrera a la espalda de la zaga violeta, confundió a Neto y le batió por el palo corto. El gol, que no fue el último, terminó por matar a los de Montella.

El equipo se hundió en su área y dejó hacer a los sevillanos. Primero fue Mbia, que lo intentó antes de acabar siendo sustituido por un fuerte golpe en el cuello, y después fue Gameiro quién completó la fiesta del Sevilla. Otra jugada a tres bandas fue a parar a los pies del francés, que marcó al primer toque.

El contundente triunfo y las sensanciones que dio el Sevilla invitan a pensar en un nuevo título porque sólo una debacle o un milagro florentino podrían apartar a este Sevilla de la final. El equipo de Emery ya ha reservado los billetes para Varsovia. El equipo de Unai está a un solo paso de volver a hacer historia.

Ficha técnica:

3 - Sevilla: Sergio Rico; Aleix Vidal, Carriço, Kolodziejczak, Trémoulinas; Krychowiak, Mbia (Iborra, m.73); Reyes (Coke, m.58), Éver Banega, Vitolo; Bacca (Gameiro, m.75).

0 - Fiorentina: Neto; Tomovic (Richards, m.46), Savic, Gonzalo Rodríguez, Marcos Alonso; Matías Fernandez, Badelj (Pizarro, m.68), Borja Valero; Joaquín, Mario Gómez (Ilicic, m.80) y Salah.

Goles: 1-0, M.17: Aleix Vidal. 2-0, M.52: Aleix Vidal. 3-0, M.75: Gameiro.

Árbitro: Felix Brych (Alemania). Amonestó a los locales Carriço (m.46) y Krychowiak (m.83), y a los visitantes Marcos Alonso, Borja Valero (m.78) y Gonzalo Rodríguez (m.94).

Incidencias: Partido de ida de las semifinales de la Liga Europa disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante cerca de 40.000 espectadores, entre ellos unos 1.500 italianos. Césped en buen estado.