Público
Público

Los técnicos enfrían el derbi

No ha habido comida de directivas de Barça y Espanyol

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por más que los protagonistas se empeñen en rebatirla, una sensación de tremenda desigualdad se ha apoderado del derbi barcelonés de esta tarde, el regalo prenavideño con el envoltorio más decantado de los últimos años.

Si no fuera porque se trata de un derbi entre Barcelona y Espanyol, con su indisociable rivalidad, apenas existen datos objetivos que respalden las habituales advertencias de Pep Guardiola sobre el rival, que, en esta ocasión, aterriza en el Camp Nou después de haber encadenado cuatro derrotas, con numerosas bajas y la condición de víctima propiciatoria más asumida que nunca. 'La situación no es comparable al año pasado y es hasta lógico que todo el mundo piense que el Barça es el favorito', aceptó ayer Mauricio Pochettino.

La asunción del técnico del Espanyol no impide un punto de rebeldía y orgullo perico 'Tenemos que ir a por el partido', reforzado por la historia que dice que los blanquiazules ya fueron capaces de birlarle el derbi al Barça el curso pasado en condiciones similares. 'Todo eso puede jugar a nuestro favor. Yo sí creo que podemos perder tres puntos, que tenemos una imagen que cuidar y que éste es un buen escenario para hacerlo', advirtió Pochettino, tras convenir que, sin Messi, el Barça pierde 'al mejor jugador del mundo'.

'No creo que la diferencia entre ambos equipos sea la que refleja la clasificación', afirmó Guardiola, convencido de que el duelo será de aúpa, sin necesidad de convertirlo en una venganza por lo sucedido el curso pasado. 'Venimos de mucha tralla, de mucha tensión acumulada y de mucho desgaste físico. Me preocupa que el equipo esté bien mental y físicamente', confesó el técnico azulgrana.

'Necesitamos que la afición nos eche una mano y que no haya reproches si no estamos al nivel de otras veces', añadió, tras hacer un llamamiento a la concordia entre las dos directivas. Ni por esas. El Barça suspendió la tradicional comida ante la negativa de los dirigentes españolistas a asistir.