Público
Público

Un tribunal de Texas paraliza ahora la venta del Liverpool

La decisión da margen a los actuales propietarios para tratar de impedir que los Boston Red Sox compren el club

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un tribunal de Texas ha emitido una orden judicial que frena la venta del Liverpool después de que el Alto Tribunal de Londres diera luz verde a esa operación.

Los dos propietarios estadounidenses del club, Tom Hicks y George Gillett, trataron de conseguir la intervención del tribunal de su país en un intento desesperado por impedir la venta del club. Tras conocerse la intervención del tribunal de Texas, la junta directiva del Liverpool emitió un comunicado que la califica de 'indeseada' y 'dañina'.

Al mismo tiempo se comprometió a 'actuar lo más rápido posible para intentar su revocación'.

La junta del Liverpool pretende vender el club al grupo norteamericano New England Sports Ventures (NESV), propietario a su vez del equipo de béisbol Boston Red Sox, algo a lo que se oponen Hicks y Gillett.

La noticia de la orden del tribunal se publicó en el portal de internet del bufete legal estadounidense Fish & Richardson que en nombre de Hicks y Gillett pide 1.600 millones de dólares de daños y perjuicios.

La demanda presentada por ese bufete se dirige contra el banco prestamista del Liverpool, el Royal Bank of Scotland, el presidente del club, Martin Broughton, el miembro de la directiva Ian Ayre, el director financiero, Philip Nash, y NESV, el potencial comprador, que ha ofrecido 300 millones de libras (unos 342 millones de euros) por el club.

Los demandantes hablan de 'una maniobra para vender el Liverpool al NESV a un precio que saben que es cientos de millones de dólares inferior a su valor real de mercado'. Al mismo tiempo acusan a sus directivos de 'actuar como simples peones del Royal Bank of Scotland' y haber 'abdicado de sus responsabilidades fiduciarias' con la pretendida venta.

También acusan al banco de participar 'en la gran conspiración', utilizando su influencia para 'impedir toda transacción que pudiera permitir a Hicks y Gillett no sólo recuperar sus inversiones iniciales en el Liverpool sino también beneficiarse de la substancial revalorización del club, fruto del dinero por ellos invertido'.

Los demandantes se refieren asimismo al ocultamiento de otros potenciales interesados en comprar el club, aparte del grupo New England Sports Ventures.

La única otra oferta conocida es la del magnate singapurés Peter Lim, que ha ofrecido 320 millones de libras, 20 millones más que el grupo norteamericano. Hicks y Gillett señalan, sin embargo, que un tercer interesado contactó con el club el 4 de octubre y llegó a ofrecer 400 millones de libras (456 millones de euros).