Publicado: 25.11.2015 18:11 |Actualizado: 25.11.2015 18:11

La UEFA cierra el estadio del Dinamo de Kiev dos partidos por racismo

Según unas imágenes captadas durante el partido ante el Chelsea, un sector de los aficionados del Olímpico increpan a cuatro hombres de raza negra, posiblemente residentes afroamericanos en Kiev, y se les impide la salida de su zona de la grada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Aficionados del Dinamo de Kiev.

Aficionados del Dinamo de Kiev.

BERNA.- La Comisión Disciplinaria de la UEFA ha sancionado al Dinamo de Kiev a jugar los dos próximos partidos en el Estadio Olímpico a puerta cerrada debido a los comportamientos racistas y los disturbios causados durante el partido de Liga de Campeones ante el Chelsea que se celebró el pasado mes de octubre.

Además, en el caso de que se vuelva a repetir esta situación en los tres próximos años, el conjunto ucraniano tendrá que jugar un tercer partido sin su afición, según indicó el organismo continental, que también multó al Dinamo con 100.000 euros.



Según unas imágenes captadas durante el partido ante el Chelsea por el Fútbol Contra el Racismo en Europa (FARE) y publicadas por el diario británico The Guardian, un sector de los aficionados del Olímpico increpan a cuatro hombres de raza negra, posiblemente residentes afroamericanos en Kiev, y se les impide la salida de su zona de la grada.

Esta decisión implica que el conjunto que dirige Serhiy Rebrov no contará con el apoyo de su afición para el último partido que disputará en la fase de grupos de la Liga de Campeones el 9 de diciembre ante el Maccabi Tel Aviv, partido que debe ganar si quiere estar presente en la siguiente fase.

Además, el segundo partido lo tendría que cumplir o bien en los octavos de final del máximo torneo continental, o en los dieciseisavos de final de la Europa League si no supera la ronda de grupos y finaliza por detrás Oporto y Chelsea, que le aventajan en dos puntos y se miden en la última jornada.

La temporada pasada el Dinamo de Kiev ya fue sancionado por la UEFA en dos ocasiones con un cierre parcial de su estadio después de que se produjese una invasión de campo por parte de los aficionados locales, durante el partido que les enfrentó ante el Guingamp francés y por comportamientos racistas hacia los jugadores del Everton, ambos correspondientes a la Europa League.