Publicado: 13.12.2015 19:50 |Actualizado: 13.12.2015 19:50

El Valencia de Neville salva un punto con diez jugadores

El inglés Gary Neville, que debutó en el banquillo valencianista, sumó su primer punto en la Liga, pero su equipo sólo dio una buena impresión en los últimos minutos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El árbitro José Luis González saca la tarjeta roja al defensa argentino del Valencia Lucas Alfonso Orban. EFE

El árbitro José Luis González saca la tarjeta roja al defensa argentino del Valencia Lucas Alfonso Orban. EFE

GUIPÚZCOA.- Un gol en propia puerta de David Juncà dio un punto al Valencia en Ipurúa cuando peor lo tenía, después de haber sufrido un penalti en contra y la expulsión del argentino Lucas Orban, en un partido que el Eibar tuvo controlado.

El inglés Gary Neville que debutó en el banquillo valencianista con derrota en la Liga de Campeones, sumó su primer punto en la Liga, pero su equipo sólo dio una buena impresión en los últimos minutos.



Los guipuzcoanos, que habían perdido tres partidos seguidos (dos de Liga y uno de Copa del Rey), desaprovecharon un penalti, en el que el portero Jaume Domenech despejó el lanzamiento de Saúl Berjón. Además, se marcaron el gol del empate en propia puerta.

El partido comenzó con los dos contendientes presionando mucho al rival, por lo que era difícil maniobrar. El Eibar, que jugó con mucha agresividad, llevó la iniciativa, mientras el Valencia esperaba replegado atrás para salir rápido al contragolpe.

En una buena jugada de Keko por la banda derecha, centró para que cabeceara Borja Bastón, pero el balón se fue fuera tras tocar en la mano de un valencianista.

En la jugada siguiente, de nuevo centró Keko -fue el mejor de los azulgranas en la primera parte e hizo sufrir mucho al lateral Lucas Orban-, para que rematara Sergi Enrich con la pierna, el portero Jaume Domenech tocó el balón, que golpeó en el poste y salió repelido. En ambas acciones le faltó a los locales la fortuna que sonrió a los blancos.

El Valencia respondió con un disparo desde fuera del área de André Gomes que se fue alto.

El Eibar creó mucho peligro por su banda derecha -aprovechó que en el Valencia estaba en el banquillo el internacional Gayá- con Keko y Capa. Precisamente, en una jugada en la que Capa, tras hacer la pared con Keko, llegó a la raya de fondo y centró el "pase de la muerte" al área pequeña, donde Sergi Enrich fusiló el gol, que hacía justicia a los mayores méritos de los eibarreses, que se fueron al descanso con el 1-0.

El técnico de los valencianos, Gary Neville, hizo un cambio en el descanso, retirando a Rodrigo de Paul (tenía una tarjeta), quien fue sustituido por Piatti, para intentar dar más mordiente al ataque ché.

Los azulgranas comenzaron la segunda parte atacando, con un disparo desde el borde del área de Gonzalo Escalante que se fue fuera.

También tuvo su oportunidad de marcar Borja Bastón, quien se encontró con un balón rebotado en el área y tiró a puerta, aunque paró el portero Jaume Domenech.

Antes del minuto 65 se produjo una acción clave, ya que el argentino Lucas Orban fue expulsado por un presunto codazo a Dani García, cuando ambos saltaron en busca de un balón en el área valencianista. Además, el árbitro señaló penalti. Saúl Berjón lanzó la pena máxima, paró Jaume Domenech, el rechace lo remató Borja Bastón, pero el balón se fue por encima del larguero.

El Eibar, en superioridad numérica, siguió atacando, y tras una cabalgada Capa disparó con fuerza, pero despejó Jaume Domenech, el mejor de los valencianistas.

El Valencia, que no se rindió con 10 hombres -Neville arriesgó y dio entrada a Negredo, quitanto a un defensa, Barragán-, creó sus ocasiones de marcar. Como la que tuvo Paco Alcácer, quien en el área disparó, pero se interpuso Capa.

Los blancos empataron en una jugada afortunada y embarullada, en la que André Gomes tocó el balón, que golpeó en David Juncà, y el balón entró poco a poco en la portería de Asier Riesgo, quien había salido fuera de su marco.

En el último momento, incluso, el Valencia tuvo la ocasión de dar la vuelta al marcador, después de que Ramis fuese expulsado por derribar al último jugador, pero Paco Alcácer lanzó fuera la falta.