Publicado: 02.09.2015 09:18 |Actualizado: 02.09.2015 09:18

La Vuelta llega a Andorra en la
etapa más bestia de su historia

El pelotón afronta un recorrido 'inhumano' que diseño 'Purito' Rodríguez. Todo un rompepiernas de 138 kilómetros con cuatro puertos de Primero y otro de Categoría Especial. Los ciclistas se pasarán la mitad de la etapa subiendo. El miedo llega a la Vuelta.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2
Comentarios:
Los ciclistas del equipo Movistar, el español Alejandro Valverde y el colombiano Nairo Quintana, durante la jornada de descanso de ayer. /EFE

Los ciclistas del equipo Movistar, el español Alejandro Valverde y el colombiano Nairo Quintana, durante la jornada de descanso de ayer. /EFE

ANDORRA LA VELLA.- El pelotón de la Vuelta a España 2015 ha entrado en pánico a la vez que ha llegado a Andorra, ya que en el país pirenaico le espera una de las más duras etapas que se hayan diseñado nunca, una jornada de alta montaña con seis puertos, uno de Categoría Especial y cuatro de Primera.

Si será dura la etapa que hasta su creador, Joaquim 'Purito' Rodríguez (Katusha) la tiene "miedo". No en vano la ha completado tres veces y en las tres ha llegado "'cascao'" a Els Cortals d'Encamp, el puerto de Primera en el que finaliza.

Hasta entonces solo 138 kms. de recorrido, pero todos de sube y baja. "Es una etapa corta y eso es lo que la hace dura", ha desvelado el catalán, también uno de los grandes candidatos al triunfo este miércoles.



Para la otra baza española de cara a la general, Alejandro Valverde, la jornada "es bestial". Sin duda, ya que los corredores sumarán 56 kms. de ascensión solo en los puertos puntuables y llegarán a la mitad del recorrido hacia arriba en el total del kilometraje.

Y entre todos esos kms. de subida, tramos y tramos por encima del 10%. Más de una decena. "No la conocía y según lo que hemos reconocido es algo impresionante. El desnivel total de la etapa es del 8-9%, algo bestial", ha alarmado el murciano.

Perfil de la etapa andorrana.

Perfil de la etapa andorrana.

Las piernas de los favoritos, una incógnita

Esos datos, en cambio, animan al compañero de Valverde en el Movistar, Nairo Quintana, a quien, como colombiano y buen 'escarabajo' que es, la montaña le "llama". "Llega mi terreno y espero que vaya bien. Ahí está la genética. La montaña me llama", ha comentado, quizás con una determinación que no se esperaba tras una primera semana con más sombras que luces en un rendimiento sin duda afectado por el cansancio del Tour.

Como también han parecido llegar exprimidos de la carrera francesa sus dos acompañantes en el podio, Valverde, al que se le ha sumado una caída que le tiene tocado, y Chris Froome. Éste, sin embargo, dio un aldabonazo el domingo en la Cumbre del Sol, donde solo le respondió el actual líder, Tom Dumouline.

Precisamente el holandés es la gran incógnita de "la etapa más dura que haya corrido nunca", una jornada que, si lo hará con todos, a él le marcará más. Por el momento, no es más que un 'outsider', un candidato inesperado. Pero si sale vivo de la escabechina se transformará en favorito.

Test de altura para el líder Dumouline

Incluso en gran favorito ante la perspectiva en lontananza de la crono de cerca de 40 kms. en Burgos de la última semana. El que apuntaba hace unas semanas principalmente a sucesor de Fabian Cancellara y Tony Martin en la lucha en solitario tendría en la contrarreloj un pasaporte al triunfo.

Pero para eso tendrá que pasar una prueba dura como no había llegado a imaginar. Tendrá que vigilar a Froome, el gran favorito tras su exhibición del sábado; a los Movistar, obligados a plantear dura batalla que destroce la carrera antes de una CRI muy negativa, a priori, para sus intereses; y a Purito, el más ilusionado con un triunfo que quedaría para la historia y redondearía la aportación que ya solo el diseño de la etapa ha supuesto para su deporte.

Y a Fabio Aru, ya la única baza de un Astana a menos en una carrera que el italiano quiere pelear en la alta montaña, donde más disfruta. Como también sus rivales porque, como dice Purito, el discurso de referencia ante la jornada de mañana, aunque "es dura, al que le guste este rollo va a disfrutar".

Hasta "los globeros están encantados", ha desvelado el catalán, con sentimientos encontrados, ya que no esconde el "miedo" que, tras recorrerla tres veces, le da una etapa que, solo con mirarla, al pelotón le produce pánico. Pánico en Andorra.