Público
Público

Wembley no vio a La Roja

España vuelve a ofrecer una versión desvirtuada de su fútbol en un amistoso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La única victoria de España en Wembley se remonta a hace 30 años, cuando los goles de los realistas Zamora y Satrustegui permitieron a la selección dirigida por Santamaría derrotar (1-2) a una Inglaterra en la que jugaban futbolistas de la talla y el talento de Glenn Hoddle, Bryan Robson o Kevin Keegan. La Roja preparaba el Mundial 82, del que era anfitriona, y no hace falta recordar lo que pasó.

Ayer, España regresó a la cuna del fútbol con la estrella de campeona del mundo colgada del pecho y en un partido preparatorio para la Eurocopa de 2012, en la que defenderá título. Lo hizo ante una Inglaterra de hormigón armado, que juega como un equipo menor por obra y andamio de Capello. Otra vez la derrota llegó en un amistoso. Aunque de nuevo, y sería malo no reconocerlo por no tratarse de un partido oficial, como consecuencia de cometer errores que no deberían quedar en un segundo plano. Siendo duro, el 1-0 es sobre todo correctivo. Lo peor es que Wembley no vio a La Roja, sino una versión desvirtuada y desorganizada.

Del Bosque sólo prescindió de Busquets cuando no

Capello no convocó a Roo-ney, en teoría para ensayar cómo sobrevivir sin él en los tres partidos que no podrá jugar en la Eurocopa por sanción. Tampoco le hubiera hecho falta. El italiano dijo que correrían riesgos, pero tampoco muchos. En realidad, no corrió ninguno. Inglaterra se atrincheró y aprovechó su única oportunidad para ganar un partido en el que nunca fue mejor. Un planteamiento tan rácano, con dos tiros a puerta pese a jugar de local, no merece mayor explicación. Los errores de España, sí, salvo que se antepongan los títulos y no se quiera analizar el juego.

El empeño de alinear juntos a Busquets y Alonso dese-quilibra el equipo, precisamente lo contrario de lo que pretende Del Bosque. Si además ello conlleva dejar a Cesc en el banquillo, la cosa se hace aún más inexplicable. La Roja siempre tuvo el balón, pero le faltó saber qué hacer con él entre tanto inglés. El toque no es un objetivo en sí mismo y de poco vale si con él no se generan espacios. El juego por dentro de Xavi, Iniesta, Silva y Villa no tenía acompañamiento por fuera. Con Ramos de central, Jordi Alba apenas se animaba a aparecer y Arbeloa no acostumbra a hacerlo. Resultado: atasco de hora punta.

Del Bosque habló de falsa modestia de los ingleses. ¿Se cree que el modesto que todos son de su condición? Capello asumió su inferioridad desde la alineación y no hizo nada que no se esperara: replegarse y esperar un error del rival. Su bagaje en toda la primera parte fue un lanzamiento de Lampard que sirvió para recordar que Casillas estaba jugando su partido 126 con La Roja, los mismos que Zubi. Ni en otros 126 le hubieran marcado los ingleses un gol al capitán.

Capello fue fiel: se atrincheró, le sonó la flauta y acabó con cara de flautista

En el descanso, Iker dejó su puesto a Reina, mientras que Cesc y Mata sustituyeron a Xavi y Silva. Es decir, que Del Bosque mantuvo a Busquets y Alonso, con lo que el cacao táctico siguió siendo el mismo o parecido. Será casualidad, pero fue irse Casillas e Inglaterra tardó tres minutos en marcar. Bent ganó por alto a los centrales españoles y su cabezazo le cayó franco a Lampard tras pegar en el poste. Reina no tuvo quien le salvara. Sonó la flauta y Capello puso cara de flautista, como si su planteamiento tuviera algo que ver con lo que reflejaba el marcador. La flor que el italiano lucía en la solapa con motivo de la boda de su hijo fue una metáfora de lo que fue el partido para él.

El cambio de Torres por Busquets fue tan previsible como ilógico si se analiza el planteamiento inicial. ¿Por qué Del Bosque sólo prescinde de Busquets o Alonso cuando España va perdiendo? ¿Acaso es que cuando alinea a ambos de salida es que sale a no perder? Con más empuje que juego e Inglaterra convertida en el típico autobús londinense de dos pisos, La Roja buscó el gol y Villa, por dos veces, lo rozó. La derrota no fue justa, pero sí correctiva.

1 - Inglaterra: Hart, Glen Johnson, Jagielka, Jones (Rodwell, m.57), Cole, Parker Walker, m.85), Lescott, Milner (Adam Johnson, m.76), Walcott, Lampard (Barry, m.57) y Bent (Welbeck, m.64).

0 - España: Casillas (Reina, m.46), Arbeloa, Sergio Ramos (Puyol, m.74), Piqué, Jordi Alba, Busquets (Fernando Torres, m.64), Xabi Alonso, Xavi (Cesc, m.46), Iniesta (Cazorla, m.74), Silva (Mata, m.46) y Villa.

Goles: 1-0, m.49: Lampard.

Árbitro: Frank De Bleeckere (BEL). Amonestó a Sergio Ramos (59) y Cesc (61) por España, y a Milner (41) por Inglaterra.

Incidencias: Encuentro amistoso disputado en Wembley, ante 87.189 espectadores. Inglaterra y España lucieron brazaletes negros y guardaron un minuto de silencio por el 'Día del Recuerdo', en honor de todos los soldados británicos fallecidos desde la Primera Guerra Mundial.