Público
Público

Abertis planea acometer una "gran inversión" de 3.400 millones este año

La concesionaria, que no contempla que le renueven automáticamente las autopistas cuando acabe su concesión. llama al Gobierno a definir un modelo de de las vías de pago aprovechando el conflicto de las que están en quiebra 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Francisco Reynés, Salvador Alemany, Juan Hernández Puértolas, en la junta de accionistas de Abertis. E.P.

El grupo concesional Abertis revisó al alza sus previsiones de inversión para 2017. La compañía catalana prevé realizar en este ejercicio 2017 una "gran inversión", que estima en unos 3.400 millones de euros y que se destinará íntegramente a reforzar su negocio internacional, según ha señalado el consejero delegado, Francisco Reynés.

Se trata de un monto un 30% superior al de 2.600 millones ejecutado en 2016 y que más que triplica al de 1.000 millones de 2015. Además, elevará a 7.000 millones el importe total invertido en el conjunto del trienio de su actual plan estratégico 2015-2017 que concluye este año.

En una presentación publicada con ocasión de la junta de accionistas, Abertis ha explicado que unos 1.000 millones de euros se invertirán en su red de autopistas existentes y otros 2.400 millones en compras en Francia, Italia y España.

De este importe, casi 2.000 millones corresponden a compras ya anunciadas en los primeros meses del año en Francia, Italia e India y el importante restante podría destinarse a seguir aumentando sus participaciones en la francesa Sanef, del que controla el 90% o en la italiana A4 (59,9%), según se desprende de la presentación.

Preguntado por la posibilidad de que el Frente Nacional de Marine Le Pen gane las elecciones en Francia, Reynés ha mostrado la disposición de Abertis de trabajar con las distintas administraciones, "sean del color que sean", y ha destacado que el marco jurídico de Francia es sólido.

En el plano operativo, el primer ejecutivo de la compañía prevé un crecimiento del tráfico en las autopistas de todos los mercados en los que opera, y un aumento medio de tarifas superior al 4%. En términos de resultados, prevé que el resultado bruto de explotación (Ebitda) progrese por encima del 10%. Actualmente, el 75% de los ingresos de Abertis, cuyo accionista de referencia es Criteria Caixa, procede de fuera de España.

Definir un modelo de autopistas

Por su parte, el presidente de la compañía, Salvador Alemany, ha declarado que no prevé que el Gobierno le renueve automáticamente las autopistas de España que actualmente están próximas a cumplir su plazo de concesión una vez que este periodo concluya,  "El efecto social de un alargamiento no sería nada deseable, ningún político lo querría afrontar y las concesionarias tampoco estamos por soluciones impopulares", ha indicado en la rueda de prensa anterior a la junta de accionistas del grupo, primer operador de autopistas del país.

Entre los próximos tres y cinco años (2018 y 2021) concluyen los plazos de concesión para los que se adjudicaron las primeras autopistas que se construyeron en España. Se trata de la AP-1 Burgos-Armiñón, de la AP-7 Tarragona-Alicante, de la AP-4 Sevilla-Cádiz, dos tramos de la AP-7 (La Jonquera-Barcelona y la AP-2 Zaragoza-Mediterráneo. Itínere es titular de la primera vía y Abertis, del resto.

Alemany llamó al Gobierno a aprovechar este próximo vencimiento de las vías de pago más maduras y el actual conflicto de las autopistas quebradas para definir su modelo de carreteras de alta capacidad. "Ahora existe una oportunidad de definir un sistema sostenible y equitativo", indicó el presidente de Abertis en relación a apostar por el pago por uso para al menos atender su coste de mantenimiento. "Con la disponibilidad presupuestaria es difícil que las vías de alta capacidad puedan ser gratuitas", apuntó.

El presidente de Abertis señaló lo "complicado" de la situación por el hecho de que el sistema de tarificación de vías de gran capacidad en España no esté armonizado y por la reticencia que tienen al renovar las concesiones de peaje las zona donde ya existen vías de pago. Según Alemany, a ello hay que sumar el hecho de que Bruselas no es proclive a alargar concesiones, sino a licitar de nuevo el contrato de concesión de las vías.