Público
Público

Los acreedores de Abengoa no aprueban el acuerdo con los bonistas que impugnaron el rescate de la empresa

La compañía andaluza sí  obtiene los consentimientos para la venta del 16,47% que mantiene en Atlantica Yield

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La entrada de la sede corporativa de Abengoa en Sevilla, el Campus Palmas Altas. REUTERS

Abengoa dijo el jueves que sus acreedores no aprobaron un principio de acuerdo con un grupo de bonistas que impugnaron con éxito el rescate del grupo el año pasado, aunque el grupo de ingeniería y renovables recuerda que la justicia mantiene vigente la reestructuración de unas deudas de más de 9.000 millones de euros.

El grupo señaló que la propuesta, que habría permitido a la compañía zanjar la disputa abierta, no ha sido aprobada por los acreedores, por lo que "continuará trabajando para alcanzar un acuerdo lo más beneficioso posible para todas las partes implicadas".

La compañía presidida por Gonzalo Urquijo había negociado un acuerdo para refinanciar la deuda existente con las entidades que impugnaron su plan de reestructuración ante los tribunales.

Un juzgado mercantil sevillano dictó en octubre que un grupo de más de sesenta bonistas de Abengoa (entre ellos particulares, fondos, inmobiliarias y aseguradoras) que impugnaron la refinanciación tenían derecho a cobrar igual que antes del acuerdo de refinanciación de deuda homologado el año pasado.

El anuncio de la sentencia generó entonces especulaciones en prensa sobre la posibilidad de que abriese la puerta a nuevas reclamaciones de bonistas.

El pasado 30 de abril, el grupo abrió un proceso para obtener el consentimiento por parte de ciertos acreedores financieros de la ejecución de ciertas acciones. Este procedimiento de solicitud de consentimiento no es extraordinario, se contempla en los contratos de financiación y ha sido utilizado en diversos momentos durante los pasados meses.

En concreto, los consentimientos solicitados tenían como fin ofrecer soluciones y favorecer la continuidad de ciertas operaciones de venta y otras de carácter financiero, en línea con el plan de viabilidad aprobado, añadió la compañía.

Venta de Atlántica Yield

La operación que sí ha conseguido obtener los consentimientos necesarios de sus acreedores ha sido la ejecución de la venta a Algonquin Power & Utilities de la participación del 16,47% que aún mantiene en Atlantica Yield.

El pasado mes de abril, Abengoa alcanzó un acuerdo para la venta de esta participación a Algonquin Power & Utilities, compañía que a la que ya había vendido un 25% de la yield el pasado mes de marzo, por 345 millones de dólares (unos 290 millones de euros), aunque estaba condicionado a la autorización de ciertos acreedores financieros y, una vez obtenida, al cumplimiento de las restantes condiciones precedentes establecida en el acuerdo.

Asimismo, el grupo ha recibido también el visto bueno de sus acreedores para disponer del total de los fondos reservados para la finalización del proyecto de cogeneración Tercer Tren en México, una vez se complete la venta de la participación de Atlantica Yield.

Adicionalmente, la compañía ha obtenido autorización en relación a otras obligaciones de tipo administrativo de menor relevancia como la liquidación de ciertas sociedades no esenciales para la actividad de Abengoa o la extensión del plazo para la presentación de algunos informes.