Publicado: 06.03.2016 19:38 |Actualizado: 08.03.2016 11:59

La banca aumenta las comisiones en un 25% para compensar los tipos de interés más bajos de la historia

Cobrar más y por más servicios. Es la estrategia que han escogido los bancos para mantener sus balances saneados. Esta semana Adicae ha presentado un informe que evidencia las vertiginosas subidas en las comisiones bancarias, una práctica que podría esconder nuevas debilidades del sector financiero.

Publicidad
Media: 4.06
Votos: 16
Comentarios:
Un cliente saca dinero de un cajero automático. / EFE

Un cliente saca dinero de un cajero automático. / EFE

BARCELONA.- Del bolsillo del cliente, directo a las cuentas del banco. "Ahora las entidades tienen que cobrar por todo. Antes se podían permitir no cobrar algunos servicios, pero ahora no hay más márgenes" admite una fuente del sector.

Lo tienen claro: las comisiones se han convertido en una de las vías de ingresos más rentables para la banca. Cobrar por todos y cada uno de los servicios aumenta el margen bruto de los bancos sin demasiados esfuerzos comerciales. Y las cifras no dejan lugar a dudas. Según los datos de Adicae, publicados esta misma semana, un cliente medio paga casi 400 euros anualmente en comisiones a su banco. Son 80 euros más que hace tan sólo un año, un aumento del 25%. Y así, la gran banca española ya ingresa hasta 20.000 millones en comisiones a sus clientes. En algunos casos representan un 30% del total de los ingresos.

Es parte del negocio, pero para las asociaciones de usuarios es –como poco–, abusivo. "Las comisiones se han demostrado como una mera excusa para sajar el bolsillo de los consumidores. Aumentan sus importes sin que aumente el servicio o su calidad", denuncia Fernando Herrero, secretario general de Adicae, quien denuncia: "La desproporción de los importes que se aplican –como cobrar 50 euros por tener 30 euros en números rojos 24 horas– constituye un motivo de creciente y justificado cabreo de los consumidores que, poco a poco, va a resultar en una reacción global y organizada".

Una opinión que también comparten muchos economistas, como Robert Casajuana, director académico del Instituto Superior de Empresa y Finanzas. Asegura que hay comisiones que "rayan el límite de lo ético y son injustas", pero aun así Casajuana introduce un elemento de reflexión: "Cuando uno escoge el mejor médico o abogado sabe que lo pagará más caro. En cambio, en el sector financiero esto aun no lo tenemos asumido. El mejor servicio y asesoramiento tiene un coste". En cambio, para Herrero, estas subidas ponen de manifiesto problemas más profundos: "Esta estrategia sólo puede encontrar respuesta en debilidades de balance y situaciones complejas en lo financiero".



Subir comisiones, síntoma de nuevos problemas y debilidades

¿Por qué suben ahora las comisiones? Entre los expertos hay consenso. Con unos tipos de interés históricamente bajos, la banca necesita otros caminos para seguir siendo rentable. Años atrás la diferencia entre el precio al que pedían dinero los bancos y al que lo prestaban generaba un colchón suficiente pero –tras ocho años de crisis– esto ya no pasa. El margen de negocio es cada vez más pequeño.

"Cuando los bancos tienen margen en los intereses pueden tener las comisiones controladas. Pero ahora una de las bandas está capada y tienen que repercutirlo en las comisiones, no les queda otra", admite Raúl Martínez, estratega de riesgos divisa corporativos y profesor de finanzas. También coincide con Casajuana en recordar que "son entidades privadas y su objetivo es ganar dinero".

Una sentencia que para Fernando Herrero, de Adicae, es evidente: "No cabe duda: la banca se ha lanzado a exprimir la que considera su gallina de los huevos de oro, y para ello ha calculado que el aumento en aquellas comisiones que paga mayor número de gente es la opción más rentable".

Esta manera de equilibrar los balances tampoco ha pasado por alto en los mercados. Subir comisiones denota escasez del negocio más tradicional y los inversores dudan otra vez. Y ante las dudas deciden minimizar riesgos y deshacerse de las acciones. "Entidades potentes como el Santander han perdido un 50% de su valor en los últimos meses", subraya el profesor Casajuana, e insiste en que la preocupación no es menor porque "los bancos son la autopista de la economía: son necesarios para que circulen los coches hasta la economía real".

"El sistema bancario es el eje de trasmisión de la cadena de la economía y si lo penalizas mucho se puede romper la cadena"

Martínez, especialista en política monetaria, también remarca este punto: "Es un sector vital para la economía y para cualquier país. Hay que controlar que el lucro no sea abusivo (…) pero el sistema bancario es el eje de trasmisión de la cadena de la economía y si lo penalizas mucho se puede romper la cadena”, asegura. Una desconexión impediría que las políticas del Banco Central Europeo llegaran a la economía real, a los ciudadanos.

Por eso Adicae insiste en que se regule la situación, para evitar que se traduzca en unas comisiones "desorbitadas”. "Ahora resulta que van a intentar dar pena a los consumidores y pedir que nos apretemos el cinturón para salvar sus balances", responde el secretario general de Adicae.

Por su parte, el sector intenta quitarse presión y justifica el aumento de las comisiones sobre todo por las inversiones en tecnología. En las últimas presentaciones de resultados el debate se ha zanjado con una defensa del cliente propio y el desgaste que sufren, por ejemplo, los cajeros automáticos si también los usan clientes de otras entidades. Sea como sea, los economistas parecen estar de acuerdo en que el escenario se mantendrá en el medio plazo, es decir, en los próximos tres años y que la clave está en la política monetaria.

El dilema del Banco Central Europeo

Que las comisiones suben porque no hay negocio con los intereses es evidente también para el propio Banco Central Europeo. Esta misma semana, el miembro francés del Comité Ejecutivo del BCE, Benoit Coeuré, ha dicho que "estudian cuidadosamente" los efectos que tienen los tipos en negativo sobre la banca.

Mario Draghi se debate entre potenciar el consumo para reactivar la rueda de la economía y el riesgo de que estos estímulos dañen (otra vez) a los bancos. Un equilibrio –en estos momentos– digno del mejor funambulista. Y es que si el sistema financiero se contrae, también lo volverá a hacer el crédito –que todavía no ha vuelto del todo–, y eso es justo el efecto contrario que busca Draghi.

"Hay miembros del Comité Ejecutivo bastante preocupados al respecto. Veremos qué medidas toman el próximo jueves" dice Raúl Martínez. Para el profesor de Finanzas y experto en políticas monetarias, aún quedan opciones: "Pueden comprar más deuda, alargar plazos o bajar los tipos de manera selectiva. Aun tienen munición", explica esperanzado, "pero sí que es cierto que cada vez queda menos recorrido".