Público
Público

El coste de la crisis financiera El Banco de España calcula que no se recuperarán 60.600 millones de las ayudas a la banca

Un informe de la entidad estima que el Estado sólo podrá recuperar una quinta parte de los 76.410 millones destinados al sistema financiero 

Publicidad
Media: 3
Votos: 7
Comentarios:

El gobernador del Banco de españa, Luis María Linde, en una comparecencia parlamentaria. EFE

El Banco de España calcula que el Estado no va a poder recuperar 60.613 millones de euros de las ayudas concedidas para sanear el sistema financiero (en gran medida cajas de ahorros quebradas por el derrumbe del sector inmobiliario). Concretamente, la entidad que dirige Luis María Linde estima solamente se recuperarán unos 16.337 millones, lo que supone un 21,4% del total de 76.410 millones destinados a sistema financiero.

Según el Banco de España, de este capital "perdido" en el salvamento de la banca corresponden a los contribuyentes a través del público Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) 39.542 millones de euros, mientras que los restantes 21.071 millones corren por cuenta del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), financiado por el propio sector financiero,según recoge el Informe sobre la crisis financiera y bancaria 2008-2014.

64.098 millones de la ayudas son en capital, 10.390 millones en fondos provisionados para  pérdidas futuras, y 1.922 millones en otras garantías

El total de ayudas al sector se desglosa en 64.098 millones de euros en capital e instrumentos híbridos, 10.390 millones de euros en EPA (Esquemas de Protección de Activos, fondos provisionados para hacer frente a pérdidas futuras en procesos de integración de entidades fallidas con bancos sanos) y 1.922 millones de euros en otras garantías.

A estas ayudas habría que restar los 4.139 millones de euros ya recuperados y 12.198 millones de euros que el organismo considera recuperables por los activos propiedad del FROB cuya venta podría generar ingresos en un futuro, como la participación en la nacionalizada Bankia.

Así, el grueso del importe recuperable, unos 9.734 millones de euros, corresponde a Bankia, que recibió 22.424 millones de euros en capital e híbridos, si bien el importe final no podrá conocerse hasta que se cierre la operación.

Lo mismo ocurre con el importe recuperable de BMN, que, según el informe, ascendería a 1.453 millones de euros. La entidad ha recibido un total de 1.645 millones de euros, de acuerdo con el informe, que utiliza datos del FROB y el FGDEC. Actualmente, Banki y BMN están estudiando su fusión (el FROB controla alrededor del 65% de cada una de las entidades).

El grueso de las ayudas que se pueden recuperar, 9.734 millones, serían por la privatización de Bankia

Otros 604 millones corresponderían a CEISS, ahora integrado en Unicaja, que recibió 1.129 millones en capital e híbridos (de los que 604 millones son CoCos pendientes de devolución, según matiza la institución).

El resto del importe recuperable son 407 millones que corresponderían a Caja3 (la totalidad son CoCos, que "actualmente están pagados en su totalidad"). En el caso de Liberbank, la entidad recibió 124 millones de euros, que corresponden a CoCos que se amortizaron.

Del total ya devuelto, 3.466 millones de euros corresponden a ayuda recibida del FROB y 673 millones de euros al FGDEC. Así, la diferencia entre las ayudas y los reembolsos equivale a un 5,6% del Producto Interior Bruto (PIB) de 2015.

Estas cifras no incluyen las pérdidas soportadas por los antiguos accionistas de la entidades ni las de los tenedores de preferentes y deuda subordinada ni los ejercicios de gestión de híbridos realizados como parte del acuerdo de asistencia financiera firmado con el MEDE.

Guindos confía en recuperar "lo máximo posible"

Desde Luxemburgo,  el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha afirmado que el Gobierno espera recuperar "lo máximo posible" de las ayudas concedidas a la banca y que es necesario esperar a la privatización de las participaciones que tiene el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en Bankia y Banco Mare Nostrum (BMN) para calcular cuánto será.

"Confío en que vamos a recuperar lo máximo posible y en que Bankia vale muchísimo dinero", ha señalado el titular de Economía en la rueda de prensa posterior a la reunión de ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (Ecofin) en Luxemburgo, sobre el informe del Banco de España.

En opinión del ministro, las cifras sobre el coste del rescate de las entidades financieras ya se habían dado a conocer por parte del Tribunal de Cuentas y el FROB y es una "opinión del Banco de España" que él "siempre" respeta.

El Banco de España dice que se han evitado quiebras

En su informe, el Banco de España valora que se haya conseguido el objetivo principal, evitar la quiebra de un buen número de entidades, lo que habría tenido "efectos demoledores" sobre la estabilidad del sistema, la economía real y el empleo.

El Banco de España recuerda que el sector financiero español resistió "razonablemente bien" los primeros efectos de la crisis de las hipotecas subprime en 2007, pero la quiebra del banco de inversión Lehman Brothers en septiembre de 2008 complicó la situación y ya en 2009 la crisis empezó a afectar a la solvencia de las entidades españolas.

La ayuda pública del FROB fue a parar exclusivamente a las cajas, inicialmente mediante la compra de participaciones preferentes en 2010, cuando el Gobierno socialista comenzó a hablar de "brotes verdes". "La extensión de la crisis de deuda soberana en la zona del euro" y la vuelta a la recesión de la economía española -algo no previsto por los organismos internacionales- exigió nuevos apoyos a la banca en 2011, rememora el informe.

En ese año, tras la salida a Bolsa de Bankia, el Banco de España recuerda que las tensiones en los mercados financieros se renovaron, se endurecieron las condiciones de financiación, el paro llegó al 23%, se intensificó el ajuste el sector inmobiliario y siguió aumentando la morosidad. Ante esta realidad, las ayudas a la banca acabaron siendo una vez más insuficientes para recuperar la estabilidad del sector, al tiempo que se endurecían los requisitos legales, por lo que España tuvo que pedir el rescate financiero a Europa, el FROB inyectó capital a nueve grupos bancarios y suscribió acciones de Sareb, el banco malo que España se vio obligada a crear. 

En este tiempo,  el número de cajas de ahorros pasó de 45 en 2008 a 10 grupos, de los que 8 se han convertido en bancos; el número de oficinas se redujo un 32,3%, hasta menos de 31.000 a cierre de 2015, y la cifra de empleados mermó un 27%, hasta 197.825.