Público
Público

Banco Popular Los consejos del Popular a sus empleados ante situaciones de tensión: "Atención a las miradas de ira"

Los responsables del Servicio de Prevención de Riesgos Laborales han redactado un decálogo donde se recomienda a los trabajadores no perder la calma y estar atento al lenguaje no verbal de los afectados. 

Publicidad
Media: 2.25
Votos: 8
Comentarios:

Una mujer sale de una oficina del Banco Popular en Madrid. REUTERS/Juan Medina

La resolución de liquidar el banco Popular ha supuesto un fuerte varapalo para pequeños y medianos accionistas, que han visto como han perdido el 100% de sus inversiones, sin ninguna posibilidad de devolución. Esto ha provocado situaciones de tensión y nerviosismo entre los clientes, por lo que el banco ha reforzado el protocolo de actuación ante circunstancias conflictivas.

La liquidación del Popular ha supuesto que casi 300.000 accionistas y bonistas lo hayan perdido todo. La situación del Popular ha sido especialmente dolorosa, puesto que ha arrastrado a pequeños ahorradores e inversores privados. De ellos, 28.000 de esos ahorradores fueron captados durante la ampliación de capital del año pasado, cuando el banco Popular ya atravesaba serias dificultades.

Este  contexto ha dejado escenas de tensión y rabia por parte de los clientes del Popular que han visto como perdían su dinero sin que "pase nada". La semana pasada se hizo viral un vídeo en el que una mujer, clienta del banco, perdía los nervios y se vivían momentos de tensión. "¡Hemos perdido un millón de euros y tú me dices que no ha pasado nada!"

Ante los episodios de violencia externa que se estaban dando, Comisiones Obreras pidió a la dirección que se reforzara el protocolo de actuación ante situaciones conflictivas, dado que los trabajadores, que en muchos casos también han perdido dinero, eran los que debían dar la cara y exponerse a la situaciones de violencia. 

Decálogo de actuación

El Servicio de Prevención de Riesgos Laborales se ha visto obligado a reforzar su protocolo "dadas las especiales circunstancias que concurren en la actualidad". 

En total, el banco Popular da un total de diez recomendaciones. Una de ellas, hace referencia a la comunicación no verbal y pide que se preste especial atención a las miradas de ira, los puños cerrados, gritos o la gesticulación excesiva. 

También se aconseja guardar una distancia prudencial sobre la persona que "muestra hostilidad". Así como dirigirse al afectado con profesionalidad, respeto y simpatía, pero sin caer en la condescendencia. 

Asimismo, recomiendan que se les transmita a los clientes que las medidas adoptadas, que han supuesto la ruina para muchas familias, no la han tomado los trabajadores, sino el BCE y el FROB. Los empleados sólo dan la cara. 

Por último, si la tensión aumenta demasiado aconsejas que se llame al 112 y se denuncien los hechos. Además, el protocolo exige que el equipo de Recursos Humanos ponga a disposición de los afectados todo el apoyo y asistencia que puedan necesitar. 

A su vez, advierte de situaciones -amenazas, agresiones-  que se pueden vivir fuera de las oficinas y del centro de trabajo. En estos casos recomienda que no se caiga en las provocaciones, que se mantenga la calma y que se intente abandonar el lugar, así como avisar a la policía.