Publicado: 26.11.2016 11:59 |Actualizado: 26.11.2016 11:59

Detenidos 5 empresarios por defraudar 1,2 millones en subvenciones públicas

El dinero del Ministerio de Industria y del Instituto Aragonés de Fomento que iba destinado a sacar rendimiento a una fábrica en Calamocha (Teruel) se habría destinado, entre otros fines, a pagar estancias en el extranjero para aprender idiomas.

Publicidad
Media: 4
Votos: 3
Comentarios:

ZARAGOZA.- Agentes de la Policía Nacional han detenido a cinco empresarios, cuatro en Zaragoza y uno en Cádiz, por defraudar 1,2 millones de euros en subvenciones del Ministerio de Industria y del Instituto Aragonés de Fomento que habrían destinado, entre otros fines, a pagar estancias en el extranjero para aprender idiomas.

Los arrestados a los que también se les imputa un delito de pertenencia a organización criminal y otro de falsedad documental, habrían defraudado, entre 2010 y 2011, un total de 1.240.750 euros en subvenciones y préstamos procedentes de organismos públicos, principalmente del Ministerio de Industria y del Instituto Aragonés de Fomento, han informado fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Aragón.



Según las investigaciones policiales, los arrestados habrían tejido un entramado empresarial para construir en Calamocha (Teruel) una fábrica de lana de roca, para lo que elaboraron diversos planes con los que obtuvieron ayudas económicas públicas que no destinaron al fin originario.

Con estos fondos debían construir la citada fábrica y sus equipaciones, si bien en su lugar crearon dos nuevas sociedades limitadas con las que empezaron a elaborar facturas falsas para justificar la realización de trabajos, una facturación que llegó a alcanzar los 2 millones de euros que presentaron como justificación ante el Ministerio de Industria.

Una fábrica de lana de roca 'fantasma' en Calamocha

Según la Jefatura Superior de Policía de Aragón, el modo de operar que seguían era la realización de pagos y la elaboración de facturas entre la primera y la segunda empresa por importes que se utilizaban para justificar gastos.

Posteriormente, el dinero volvía a la primera de las sociedades mediante transferencias o cheques o bien mediante una tercera empresa creada para este fin. En poco tiempo, el saldo de la primera empresa pasó de ser de -360 euros a superar el millón de euros.

La empresa perceptora de los fondos públicos realizó pagos a distintas compañías por un importe de 125.000 euros para la construcción de una nave en Calamocha, localidad en la que se encuentra a medio hacer una nave destinada, supuestamente, a la fabricación de lana de roca.

Sin embargo, en el interior de la misma se aprecia el abandono de las instalaciones, que nunca estuvieron en funcionamiento ni contaron con suministros de luz o de agua, según las fuentes.

Sí se encuentran en la misma unas cuantas máquinas repintadas, reutilizadas de la anterior actividad desarrollada por empresas relacionadas con los investigados y, en el exterior, dos tolvas igualmente reutilizadas y repintadas.

Unas máquinas que fueron valoradas en 940.000 euros y declaradas ante el Ministerio de Industria como nuevas, cuando se ha constado que fueron transportadas desde Zuera y Cadrete, ambas poblaciones en la provincia de Zaragoza, hasta Calamocha y que eran de segunda mano.

Viajes de idiomas, compras, pagos de hipotecas...

Según los investigadores, las subvenciones y ayudas obtenidas procedentes de los fondos públicos no fueron destinadas a sacar rendimiento a la fábrica sino que se utilizaron para pagar otros gastos, como compras en comercios a través de tarjetas, viajes de placer, estancias en el extranjero para aprender idiomas, pagos de hipotecas o pagos a intermediarios.

Algunos de los detenidos, cuyas cuentas bancarias y propiedades han sido bloqueadas judicialmente, ya se encuentran encartados en otros procedimientos judiciales por otras operativas similares en relación a la percepción de subvenciones para el desarrollo industrial y su uso fraudulento.

Las investigaciones han sido practicadas por agentes del Grupo de Blanqueo de Capitales la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) de Zaragoza, en colaboración con la Comisaría Provincial de Cádiz.