Publicado: 17.12.2015 22:05 |Actualizado: 17.12.2015 22:05

España logra cubrir el 100% de sus emisiones al captar 139.000 millones de deuda a largo plazo en 2015

El organismo gestor de la deuda soberana ha conseguido colocar a lo largo del año los títulos con los tipos de interés más bajos de la historia e incluso negativos en algunas referencias.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El ministro de Economía, Luis de Guindos, en un desayuno informativo organizado por la editora del Diario de Avisos de Canarias, en Santa Cruz de Tenerife. EFE/Cristobal García

El ministro de Economía, Luis de Guindos, en un desayuno informativo organizado por la editora del Diario de Avisos de Canarias, en Santa Cruz de Tenerife. EFE/Cristobal García

MADRID.- El Tesoro Público ha cerrado este jueves con una subasta de de bonos y obligaciones sus emisiones de deuda en 2015, en las que ha logrado cubrir el 100 % de sus necesidades de liquidez para el ejercicio. En estos doce meses, ha logrado captar 139.00 millones, justa la cantidad prevista en su estrategia de financiación a medio y largo plazo.

El Tesoro cierra de ese modo un ejercicio en el que ha conseguido colocar la deuda española a los tipos más bajos de la historia e incluso negativos en algunas referencias.



En la última subasta del año se han adjudicado 2.101,9 millones, pero en esta ocasión, subiendo las rentabilidades ofrecidas a los inversores. Unos 895 millones han salido a cinco años con un interés marginal del 0,670%, ligeramente superior al 0,447% de la anterior puja; otros 606,82 millones han salido con vencimiento en 2023 y una rentabilidad del 1,371%, también por encima del 1,192% precedente. Los 600,10 millones de euros restantes, con vencimiento en 2040, se han adjudicado con un interés marginal del 2,739%, inferior al 2,895% de la anterior emisión comparable.

El repunte en la rentabilidad del bono a cinco años y de las obligaciones que vencen en 2023 se produce un día después de que la Reserva Federal de Estados Unidos haya decidido subir, por primera vez en casi una década, los tipos de interés en aquel país.

Pese a todo, el Tesoro ha cerrado un ejercicio impecable durante el que se ha financiado cómodamente, ha rebajado prácticamente a la mitad sus costes de financiación respecto al año anterior y se ha instalado entre los países que cobran a los inversores por su deuda a corto plazo.