Público
Público

Fluxá sale del consejo de ACS

El grupo ficha al exdirector de Aena José Eladio Seco como nuevo consejero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de ACS, Florentino Pérez, en una junta de accionistas de la constructora. EFE

MADRID.- La familia Fluxá ha salido del consejo de administración de ACS al renunciar al puesto que tenía en este máximo órgano de gestión desde hace casi diez años, en representación de la participación del 5,2% que mantiene en la constructora.

La salida de Fluxá del consejo del grupo presidido por Florentino Pérez tiene lugar seis meses después de que el pasado mes de junio también dejara este órgano otro de los socios de referencia de la compañía, Corporación Financiera Alba, segundo accionista con un 9,93% del capital.

Los Fluxá han aducido el mismo motivo que la entidad de la familia March, la nueva normativa que amplía las restricciones de los consejeros de una empresa para vender o comprar acciones de la misma.

Así, tras esta nueva renuncia, en el consejo de ACS sólo están representados dos de sus cuatro accionistas de referencia. El presidente y primer socio, que tiene tres sillones de este órgano en virtud de su participación del 12,3% en la constructora, y los empresarios Alberto Cortina y Alberto Alcocer, los Albertos, que tienen dos vocales en nombre de su 6,3%.

El consejo de ACS, además de aceptar la renuncia de Fluxá, y con el fin de cubrir una de estas vacantes registradas en su consejo, ha nombrado nuevo vocal a José Eladio Seco, el que fuera director general de Aena en época del segundo Gobierno del PP.

Además, el máximo órgano de gestión del grupo ha designado a Pedro López Jiménez nuevo vicepresidente de su Comisión Ejecutiva, según ha notificado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Casi una década como accionista

El empresario turístico Miguel Fluxá está en el capital de ACS desde hace casi una década, desde que en junio de 2007 tomó la participación del 5% en la compañía que mantiene. El grupo le otorgó entonces el puesto en el consejo que ahora abandona.

En cuanto al motivo al que los March y Fluxá atribuyen su salida de ACS, es una nueva norma sobre información privilegiada que entró en vigor el pasado 3 de julio. La norma amplía el periodo de bloqueo que afronta un inversor que esté sentado en el consejo de una empresa para mover títulos de la compañía antes de que firma vaya a realizar operaciones corporativas o incluso a presentar resultados trimestrales.

Así, Iberostar, la sociedad a través de la que Fluxá está en ACS, ha indicado que la renuncia a su sillón del consejo deriva de "las restricciones que esta norma impone para operar en los mercados" y a su voluntad de "disponer de la suficiente flexibilidad para ejecutar decisiones de inversión y desinversión como accionista de la sociedad", según indica la constructora al supervisor del mercado.