Publicado: 05.11.2016 18:48 |Actualizado: 06.11.2016 09:31

Las fórmulas de Podemos para evitar que el sistema de pensiones colapse

El responsable económico de la formación morada enumera sus principales propuestas para garantizar la sostenibilidad de las pensiones: entre otras cosas, reducir la precariedad laboral, subir los salarios, volver a ligarlas a la inflación, financiar parte a través de los Presupuestos y volver a la jubilación a los 65 años.

Publicidad
Media: 3.74
Votos: 65
Comentarios:
La Seguridad Social destinó en agosto 8.270 millones al pago de las pensiones contributivas. REUTERS

Un grupo de mujeres jubiladas. REUTERS

MADRID.— La sostenibilidad de las pensiones públicas será uno de los debates que más protagonismo acapare en la recién inaugurada legislatura. "Un tema candente", como señala Nacho Álvarez, secretario de Economía de Podemos, a Público. De hecho, el propio Mariano Rajoy ha colocado en un lugar destacado de la agenda política y económica una nueva reforma del actual sistema. Esta vez, a diferencia de la 2013, no tendrá más remedio que negociar con el resto de fuerzas políticas. 

Con un agujero de la Seguridad Social cifrado en torno a los 15.000 millones de euros anuales —así está previsto al menos hasta 2020— y la hucha de las pensiones esquilmada, las voces de alarma se han disparado. Muchas de esas voces son interesadas, —provienen del sector privado, fundamentalmente de la banca y de las aseguradoras, más preocupadas en vender planes de pensiones privados que en garantizar uno de los pilares del Estado de Bienestar— pero hay consenso en el diagnóstico: el sistema público de pensiones corre serio peligro. En eso coinciden todos: hasta Podemos se pregunta si son sostenibles dadas las circunstancias actuales.

En lo que difieren, sobre todo Podemos, es en la causa y la solución a un problema que se irá agravando en los próximos años. 



El PP y los economistas más conservadores aseguran que las pensiones no serán sostenibles por la presión demográfica: habrá más pensionistas y menos recursos, dicen. Difícil de financiar, aseguran. Ante ese escenario, el PP ya movió ficha en 2013 con una reforma regresiva que supuso una vuelta de tuerca a la que aprobó el PSOE en 2011. Si hace cinco años los socialistas endurecieron las condiciones para acceder a la jubilación al retrasarla hasta los 67 años, en 2013 el PP desligó las pensiones del IPC e introdujo el factor de sostenibilidad, una fórmula matemática por la que el Gobierno del PP quiere que en el futuro se revise la cuantía de las pensiones: si hay déficit en el sistema, las pensiones serán más bajas aún.

"Rajoy nos va a decir en el Congreso que hay recortar las pensiones, congelarlas", afirmó este sábado en un acto de Podemos en San Fernando de Henares (Madrid) Íñigo Errejón, portavoz en el Congreso y Secretario Político de la formación morada. Frente a ese discurso fatalista de la derecha, Podemos mantiene otro más optimista: las pensiones se pueden financiar. Sólo hay que cambiar algunas cosas; la primera de todas, el mercado de trabajo. 

"Pensamos que los problemas del sistema de pensiones provienen principalmente de la reforma laboral aprobada en 2012 por el PP", dice Nacho Álvarez. "Tenemos un empleo de baja calidad, precario y temporal, con salarios muy bajos y cotizaciones sociales también en mínimos. Los ingresos por cotizaciones pueden aumentarse también mediante la mejora de la calidad del empleo", añade el responsable económico de Podemos. 

"Al Gobierno habría que decirle '¡Cómo tienes tanta cara!' El sistema de pensiones es insostenible por vuestra culpa, porque ahora tenemos la misma gente trabajando que en 2011 pero cotizamos mucho menos que entonces. La precariedad laboral ha aumentado, los salarios no han dejado de caer y el caudal de las cotizaciones sociales se ha reducido. Así no hay Dios que sostenga las pensiones". Mucho más gráfico, Errejón dibuja la cruda realidad. 

Errejón: "Al Gobierno habría que decirle '¡Cómo tienes tanta cara!' El sistema de pensiones es insostenible por vuestra culpa, porque ahora tenemos la misma gente trabajando que en 2011 pero cotizamos mucho menos que entonces"

"Nosotros proponemos que además de regularizar el mercado de trabajo y de implantar salarios dignos, habría que eliminar las bonificaciones de la Seguridad Social y las exenciones a las empresas de pagar parte de las cotizaciones sociales. Con estas exenciones lo único que logramos es desfiscalizar las rentas empresariales. Hay una realidad fundamental: subir el salario mínimo hasta 1.000 euros allanaría el camino", resume Nacho Álvarez.

Hay un segundo problema: las pensiones quedaron desligadas del IPC a partir del 1 de enero de 2014. Desde entonces, dado que la Seguridad Social ha tenido déficit, las pensiones sólo se han incrementado un 0,25% cada año. "Con esta medida los pensionistas pueden perder entre un 15% y un 30% de su capacidad adquisitiva. Hasta ahora han tenido suerte porque el IPC ha sido muy bajo, pero en el futuro será diferente". Para Álvarez este problema es "muy grave" ya que en su opinión, en un futuro no muy lejano "las pensiones públicas pueden ser pensiones de caridad". 

¿Qué hacer entonces para evitarlo? Nacho Álvarez no duda: volver a ligar las pensiones a la inflación y eliminar el factor de sostenibilidad. "De ese asunto casi nadie habla", advierte Álvarez. 

La tercera gran propuesta de Podemos es financiar las pensiones a través de los Presupuestos Generales del Estado, "a través de la vía impositiva", precisa Nacho Álvarez. Iñigo Errejón dijo este sábado lo mismo pero de otra manera:  "A lo mejor quienes más tienen deberán contribuir un poco más a que las pensiones sean sostenibles, y a lo mejor decir también que una parte del 95% del dinero que no se ha devuelto de los rescates bancarios podría dedicarse a financiar las pensiones. ¿O es que acaso son más importantes los bancos que las pensiones?".  En ese sentido, otros partidos, como el PSOE, están dispuestos a financiar a través de los impuestos parte de las pensiones. Quizá en esta legislatura se produzca esa situación.

Nacho Álvarez no se olvida de hacer una cuarta propuesta que considera importante: eliminar el tope máximo a las cotizaciones, sin necesidad de incrementar la pensión máxima en similar proporción. "En la actualidad existe un tope a las cotizaciones, a partir de un determinado nivel da igual lo que ganes porque la cotización es la misma. Proponemos que los salarios muy altos, a partir de 5.000 o 6.000 euros, coticen más a la Seguridad Social".

Estas medidas permitirían, según Podemos, sostener el sistema de pensiones y recuperar un derecho básico de los trabajadores perdido con la crisis: la jubilación a los 65 años. Es cuestión de voluntad y de "enfocar el problema desde la vía de los ingresos y no desde la vía de los recortes como ha hecho el Gobierno hasta ahora", concluye Nacho Álvarez.