Público
Público

Iberdrola prevé que sus beneficios crezcan un 6% anual hasta 2020 tras ganar 2.421 millones en 2015

La eléctrica invertirá unos 4.700 millones en media anual durante el próximo lustro, principalmente en redes, renovables y generación regulada

Publicidad
Media: 2
Votos: 2
Comentarios:

El logo de Iberdrola, en la sede de la eléctrica en Madrid. E.P.

MADRID.- La eléctrica española Iberdrola comunicó el miércoles su visión estratégica para el próximo lustro, un periodo en el que sus beneficios y dividendos crecerán a un ritmo superior e invertirá de media 4.700 millones de euros al año para seguir engordando sus negocios regulados con el acento puesto en Norteamérica y Reino Unido.

Iberdrola espera un crecimiento medio anual del 6% hasta 2020 tanto para el resultado operativo bruto (ebitda) como el beneficio neto, magnitudes que se incrementaron un 5% y 4%, respectivamente, en 2015.

El grupo dijo que invertirá 24.000 millones de euros entre los años 2016 y 2020, unos 4.700 millones en media anual y principalmente en redes, renovables y generación regulada. Estos negocios representarán el 81% del resultado bruto de explotación (ebitda) al final del periodo, frente al 75%.

Aunque el planteamiento principal es el crecimiento orgánico (más del 90% de la inversión global se corresponde con proyectos ya comprometidos), Iberdrola también estará atento a oportunidades de crecimiento selectivas en negocios como el de redes, en el que invertirá 11.000 millones. "Nuestro modelo está basado en negocios regulados y energía limpia, en la diversificación geográfica centrada en países de alto rating..., en la solidez financiera y en una creciente retribución al accionista", resumió el presidente ejecutivo, Ignacio Sánchez Galán, en una presentación a analistas.

Además, la eléctrica destacó que el dividendo aumentará en línea con los beneficios a partir de los 0,28 euros por acción que pagará con cargo a 2015, un 4% más que en 2014, y se comprometió a repartir entre el 65% y el 75% por ciento de sus beneficios. El director financiero del grupo, José Sáinz Armada, destacó las perspectivas de crecimiento y la visibilidad que ofrece Iberdrola frente a los desafíos que enfrentan otras compañías del sector, especialmente en Europa.

Un 4,1% más de beneficio en 2015

Antes de la apertura del mercado, la eléctrica española anunció sus cuentas correspondientes al año pasado, que mostraron crecimientos algo inferiores a lo esperado en los beneficios por gastos extraordinarios relacionados con la compra de la estadounidense UIL Holdings, ahora integrada en la filial estadounidense Avangrid.

Así, el Ebitda se incrementó un 4,9% en 2015 hasta alcanzar 7.306 millones de euros y el resultado neto subió un 4,1% a 2.422 millones. Los expertos consultados por Reuters habían previsto de media 7.337 y 2.460 millones, respectivamente. Para este año, sus directivos esperan que el beneficio neto crezca en el entorno del 5%, mientras que el beneficio recurrente se acercará al 10% (dígito único alto).

El director financiero de Iberdrola dijo que está esperando a que se concreten las negociaciones que mantiene su participada Gamesa para fusionarse con los activos eólicos del gigante industrial alemán Siemens. "Estamos esperando los términos de las negociaciones. Decidiremos entonces", dijo Sáinz a Reuters, en relación con la participación del 20% que Iberdrola tiene en el fabricante vasco de aerogeneradores.

En la presentación de los resultados ante los analistas, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, fue más tajante sobre Gamesa y Siemens: "Todavía no tenemos muchos detalles ... (pero) nuestro plan actual no contempla desinvertir". No obstante, Sánchez Galán apuntó que podría haber alguna desinversión menor dentro de periodo 2016-2020.

Fuentes consultadas por Reuters han señalado que las empresas siguen negociando una fusión que se articularía en una ampliación de capital en Gamesa en la que Siemens aparcaría sus activos eólicos e Iberdrola mantendría un 10 por ciento.