Publicado: 03.10.2016 18:45 |Actualizado: 04.10.2016 07:00

El juicio de las tarjetas black se reanuda con la declaración de Rato

Tras el turno de Miguel Blesa, el expresidente de Bankia será el segundo los 65 acusados por las tarjetas opacas que se enfrentará a las preguntas del representante del Ministerio Público, Alejandro Luzón y de los abogados de las demás partes.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, a su llegada a sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares, donde prosigue el juicio por el uso de tarjetas opacas al fisco por parte de la cúpula de Caja Madrid y de la entidad rescatada.

El expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, a su llegada a sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares, donde prosigue el juicio por el uso de tarjetas opacas al fisco por parte de la cúpula de Caja Madrid y de la entidad rescatada.

MADRID.- El juicio contra los usuarios de los plásticos opacos al fisco de Caja Madrid y Bankia se reanudará este martes con el interrogatorio al que fuera su último presidente, Rodrigo Rato, acusado de apropiarse de forma indebida el patrimonio de la antigua caja junto a otros 64 directivos y consejeros.

La sesión, que comenzará a las 10:00 horas en la sede de la Audiencia Nacional en la localidad madrileña de San Fernando de Henares, se prevé igual de mediática que la del viernes, cuando su predecesor en el cargo, Miguel Blesa, aseguró que "los consejeros podían gastar con la tarjeta como les pareciese oportuno”.



Todavía está por ver si Rato se someterá a todas las cuestiones, incluidas las formuladas por las acusaciones populares -Bankia, su matriz, BFA, y el FROB-, y populares -Confederación Intersindical de Crédito y la CGT-, a diferencia de Blesa, que tan sólo respondió al Ministerio Fiscal, al tribunal y a su propia defensa.

De acceder a ser interrogado, el exvicepresidente del Gobierno deberá aclarar, entre otros, el régimen fiscal de estas tarjetas, un aspecto del que Blesa señaló tener "la creencia de que esa retención se estaba practicando", así como las polémicas hojas de cálculo Excel con los gastos.

Sobre estas últimas ya se pronunció el letrado de Rato en la primera jornada, cuando solicitó a la sección cuarta de la sala de lo Penal la nulidad de dicha prueba -que reveló unos gastos personales de 99.054 euros- a la que, considera, Bankia tuvo acceso "de forma ilícita".

Si bien ya en las cuestiones previas las defensas aseguraron que no existía una estrategia conjunta para los 65 acusados, que se enfrentan a penas desde los seis años a los doce meses de prisión, lo cierto es que se espera que prosigan la senda de lo manifestado el viernes por Blesa.

Entonces, el expresidente de Caja Madrid, al frente de la extinta entidad entre 1996 y 2010, tildó de "muy graves" las acusaciones y, en tono irónico, preguntó "cómo en 23 años hay alguien que pueda decir que se puede esconder esta práctica en una organización de miles de personas".

Asimismo, Blesa aseguró tener "la plena convicción de haber actuado legítimamente" en relación a una práctica, la concesión de tarjetas, puesta en marcha a partir de 1988 por el anterior presidente, Jaime Terceiro.

Blesa admitió que él decidía las actualizaciones, además de comunicarlas para que la Comisión de Control estuviera al tanto. "Había consejeros que formaban parte de las comisiones y en atención a eso se fijaba un límite diferente, lo acordé yo así".

No obstante, según Blesa, nadie pidió que su retribución fuese ampliada sino que se modificara su límite operativo mensual, una práctica "del día a día", aunque a final de año los gastos no podían superar las cuantías anuales establecidas.

Minutos antes, el tribunal presidido por Ángela Murillo se pronunciaba sobre las cuestiones previas planteadas al inicio del juicio oral. En concreto, el auto de la sección número 4 de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional avalaba las pruebas principales contra los procesados que la defensa de los acusados había rechazado en las dos primeras sesiones del juicio: el documento Excel con el desglose de las cantidades cargadas a la entidad y la legitimidad de Bankia y el FROB para ejercer la acusación. 

La del martes será una jornada particularmente activa en los pasillos de la Audiencia Nacional, donde los 65 usuarios de las black coincidirán con los 37 involucrados en la primera etapa de la trama Gürtel, una causa en la que Rato también habrá de comparecer, esta vez en calidad de testigo por la adjudicación de las campañas electorales del PP.

Al margen de aquella, para la próxima semana están programadas otras tres sesiones, hasta el viernes 7 de octubre, cuando está fijado el fin de la ronda de declaraciones de los acusados.