Publicado: 07.09.2016 21:15 |Actualizado: 08.09.2016 07:00

Los mercados esperan que el BCE decida hoy mantener la compra de bonos más allá de marzo de 2017

Los analistas calculan que la entidad de Mario Draghi revise a la baja sus pronósticos de crecimiento e inflación para la Eurozona

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:
El presidente del BCE, Mario Draghi, con el vicepresidente Vitor Constancio, tras una de las ruedas de prensa mensuales en la sede de la entidad, en Fráncfort. REUTERS/Ralph Orlowski

El presidente del BCE, Mario Draghi, con el vicepresidente Vitor Constancio, tras una de las ruedas de prensa mensuales en la sede de la entidad, en Fráncfort. REUTERS/Ralph Orlowski

FRÁNCFORT.-  El consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) se reúne este jueves en un momento de gran incertidumbre política en Europa, que puede llevarle a ser más pesimista respecto a las perspectivas de crecimiento económico en la Eurozona. La entidad que preside el italiano Mario Draghi, según los analistas y los operadores de los mercados financieros, podría aprovechar su primera reunión del nuevo curso para anunciar una extensión de su programa de compra de deuda pública y privada más allá de marzo de 2017.

El banco, cuyo objetivo oficial es llevar la inflación cerca pero abajo del 2%, ha estado comprando bonos soberanos por más de un año (actualmente por valor de 80.000 millones de euros al mes), ha reducido los tipos de interés a cero, y ha colocado en terreno negativo el tipo de depósitos para los bancos que guardan dinero en la entidad (les cobra un 0,4% por los depósitos, por el exceso de reservas). 



El BCE ha comprado hasta ahora deuda pública por valor de unos 1,001 billones de euros y deuda corporativa por valor de 20.497 millones.

El banco también ha estado brindando muchos cientos de miles de millones de euros en préstamos prácticamente libres a bancos comerciales (presta actualmente dinero a los bancos de la Eurozona al 0% en las operaciones semanales de refinanciación), siempre y cuando se comprometan a prestar parte de ese dinero a sus clientes.

Pero pese a todas estas medidas, la inflación de agosto en la zona euro fue de apenas un 0,2%, muy por debajo de la meta, y hubo una desaceleración del crecimiento económico hasta un modesto 0,3% trimestral.

Por ello, otros analistas consideran que la entidad monetaria europea preferirá esperar y ver el efecto de las medidas no convencionales de política monetaria acordadas los pasados meses.

Hasta la fecha, ha habido pocas señales de que el impacto por la votación británica de junio a favor de su salida de la Unión Europea (Brexit) haya tenido un efecto concreto en la economía de la Eurozona. No obstante, los analistas esperan que el BCE revise a la baja sus pronósticos de crecimiento e inflación.

En junio los expertos de la entidad pronosticaron un crecimiento del 1,6% este año y del 1,7% en 2017 y 2018 con una inflación del 0,2%, del 1,3% y del 1,6% respectivamente.