Público
Público

El multimillonario George Soros se hace más rico con la compra de gangas en España

Sólo con la compra de acciones de Aena, ha ganado casi 29 millones de euros en una semana. Desde diciembre de 2013, el especulador estadounidense lleva apostados 1.137 millones en nuestro país. Tiene intereses en sociedades como FCC, Bankia, Iberdrola, Endesa y Santander.

Publicidad
Media: 2.56
Votos: 9
Comentarios:

El financiero estadonidense de origen húngaro George Soros. REUTERS

MADRID.- El estadounidense de origen húngaro George Soros, cuyo patrimonio está valorado en unos 24.000 millones de dólares, que le sitúan en el puesto 25 de la lista Forbes de los hombres más ricos del mundo, lleva casi año y medio a la caza de oportunidades de inversión en España y ya ha conseguido un buen pellizco con ellas.

Desde que en diciembre de 2013 entró en el capital del Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) y hasta su reciente incorporación al accionariado de Banco Santander, Soros se ha gastado 1.137 millones de euros en la compra de activos en nuestro país, que ahora valen en conjunto 47 millones más; es decir, un 4,1%.

Soros, que ha protagonizado sonadas operaciones especulativas a lo largo de sus 84 años de vida, sobre todo en el mercado de divisas, como la que en 1992 dirigió contra la libra esterlina, no es la única gran fortuna extranjera que se ha fijado en España.

El mexicano Carlos Slim, dueño de la operadora telefónica Telmex; Bill Gates, fundador de Microsoft, y el magnate estadounidense Warren Buffett también han aprovechado las gangas que brotaban al calor de la crisis económica y de la caída de la Bolsa. Pero Soros ha sido el más activo, al menos según el número de operaciones que se le conocen, y el que mayor diversificación ha imprimido a sus inversiones, aunque sus preferencias están claramente del lado de los valores bancarios.

FCC. Se estrenó en España con la compra de la mayor parte del 3,8% de la constructora que su principal accionista, Esther Koplowitz, colocó fuera del mercado en diciembre de 2013. Soros desembolsó 55 millones de euros en lo que pudo haber sido una cabeza de puente para la toma del control de FCC. Posteriores negociaciones con la propietaria no dieron el fruto apetecido y ésta, obligada a dar un paso atrás por el fuerte peso de su deuda, se echó en brazos de Slim, que hoy posee más del 25% del capital. La entrada en FCC es una de las dos únicas que no han resultado rentables todavía para Soros, pues compró a 15 euros unos títulos que ayer cerraron a 10,99, con un quebranto para él de once millones.

Bankia. Es su otra inversión fallida, de momento. Soros no quiso quedarse fuera de la primera fase de la privatización de la entidad intervenida, que puso en circulación un 7,5% de su capital en febrero de 2014. Con motivo de aquella colocación se dieron un auténtico festín los fondos extranjeros, que pusieron prácticamente en su integridad los 1.304 millones de euros que pidió Bankia. De ellos, Soros aportó 174 millones, a cambio de una participación del 1%. Las acciones salieron a la venta a 1,51 euros y desde entonces han caído un 12%, lo que significa que el precio de mercado del paquete de Soros está 20,9 millones por debajo de lo que pagó hace casi un año.

Hispania. Al mes siguiente de poner un pie en Bankia, que no ha cerrado su proceso de privatización, pues un 62% de la entidad sigue en manos del Estado a través del Fondo de Reestructuración Ordenada bancaria (FROB), Soros se convirtió en accionista de referencia de Hispania. A través de su vehículo inversor Quantum Strategic Partners, adquirió el 16,7% de esa sociedad inmobiliaria por 92 millones, cuyo valor actual es difícil de conocer al no estar cotizada. Además de Soros, apostaron por Hispania otros fondos americanos y europeos, que se dejaron una cantidad cercana a los 500 millones de euros. Hispania ha presentado una opa, pendiente del visto bueno de la CNMV, por Realia, la inmobiliaria participada por FCC y Bankia.

Iberdrola. Como parte de su política de enajenación de activos no estratégicos, José Ignacio Goririgolzarri, presidente de Bankia, puso a la venta en abril de 2014 el 4,94% que la entidad poseía en Iberdrola. El precio total se fijó en 1.572 millones, que iban a contribuir al saneamiento de las cuentas del grupo financiero nacido en torno a Caja Madrid. Soros tomó una parte casi simbólica, equivalente al 0,02% del capital de la eléctrica, que le costó seis millones, a razón de 4,85 euros por acción. Sin embargo, pese a que en volumen no representa mucho, el multimillonario estadounidense no puede quejarse del comportamiento que ha tenido esa inversión. Los títulos de Iberdrola cotizan a 5,82 euros, con una revaloración del 20% respecto a cuando compró.

Liberbank. Aún más se ha revalorizado la inversión en el banco nucleado en torno a Cajastur, que en junio de 2014 procedió a una potente ampliación de capital. Soros tampoco arriesgó demasiado: diez millones sobre el total de 475 en que Liberbank cifró la operación. Pero las acciones salieron a buen precio (0,48 euros) y ya valen 0,68; o, lo que es lo mismo, un 40% más. Si vendiera ahora, Soros conseguiría sólo por este concepto una ganancia de 4,2millones de euros.

Endesa. También Endesa está proporcionando importantes satisfacciones a Soros, con la particularidad de que su apuesta fue en este caso considerablemente mayor. Su accionista de control, la eléctrica italiana Enel, procedió a colocar un 21,92% del capital en noviembre del año pasado con el único objetivo de hacer caja. Quería obtener 3.132,9 millones de euros y Soros acudió a la llamada, convencido de que se trataba de un buen negocio. Se gastó 200 millones para conseguir el 1,5% de Endesa, a 13,50 euros por título, y su olfato no le engañó. El precio de mercado de las acciones ha subido un 22,3% y aquellos 200 millones de hace apenas dos meses se han convertido ya en 244.

Santander. Menos suerte ha tenido Soros por el momento con su inversión más cuantiosa en España: los 500 millones de euros que ha puesto en el banco presidido por Ana Botín desde septiembre de 2014. Su entrada en el Santander se produjo en enero de este año, a propósito de la macroampliación de 7.500 millones destinada a reforzar capital de acuerdo con las exigencias de Basilea. Cerca de un 80% fue cubierto por inversores de EEUU y el Reino Unido, entre los que se encontraba Soros, que compró a 6,18 euros la acción, con un descuento del 6,9%. Después de la macroampliación y del anuncio del recorte del dividendo, el Santander sufrió una fuerte caída en Bolsa, de la que ya se ha recuperado. Cotiza a 6,29, con lo que Soros gana 800.000 euros.

Aena. La privatización parcial de la sociedad gestora de los aeropuertos españoles (Aena), sacada adelante por el Gobierno de Rajoy contra viento y marea, era una oportunidad que Soros tampoco ha dejado escapar. Su salida al parqué este mismo mes fue recibida con una notable subida, que despertó las dudas sobre si el precio de venta (58 euros) había sido suficientemente ajustado. Aquel espectacular debut bursátil ha tenido continuidad: las acciones estaban ayer en 74,68 euros, con un incremento del 28,7%. Soros invirtió cien millones y, en consecuencia, sólo una semana después, su paquete de Aena vale más de 128. Un negocio redondo, como casi todos los suyos.