Publicado: 02.10.2016 09:24 |Actualizado: 02.10.2016 09:24

¿Qué papel tienen que jugar los sindicatos en el capitalismo realmente existente de hoy?

El programa de debate 'Eko TV' vuelve este martes para analizar, a partir de las 20:30, la función de estas agrupaciones en el panorama actual.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 3
Comentarios:
El sindicalismo a debate. Primer programa de la temporada de EKO TV

El sindicalismo a debate. Primer programa de la temporada de EKO TV

MADRID.- La gestión de la crisis económica, con las dos reformas laborales de los últimos años, está suponiendo una vuelta de tuerca más a un modelo laboral basado en el ajuste salarial, la descentralización de una negociación colectiva cada vez más vacía de contenido,y la precarización laboral. Todo ello supone un torpedo en la línea de flotación de los derechos de los trabajadores y trabajadoras de nuestro país.

¿Qué papel tienen que jugar los sindicatos en el capitalismo realmente existente de hoy? ¿Pueden los sindicatos propulsar luchas para revertir tendencias que parecen implacables? ¿Es posible una acción sindical dada la expansión de las prácticas de sub-contratación y externalización a lo largo del mundo?



Este será el objeto del debate del primer programa de la temporada de EKO TV, titulado El sindicalismo a debate, que se emite este martes en directo a partir de las 20:30 en Público TV.

En el espacio, presentado por Iván Ayala, intervendrán Cristina Antoñanzas (UGT),  Ana Herranz (Secretaria Confederal de la Mujer de CCOO) y Lluís Rodríguez Algans (economista miembro de Maiatzaren Lehena Aholkularitza y asesor económico en procesos de negociación colectiva y reestructuraciones).

Desde el comienzo de la revolución industrial a finales del siglo XVIII, masas de trabajadores, despojadas de sus medios de vida tradicionales en el campo, tuvieron que desplazarse a las fábricas de las ciudades. La historia de la formación de las clases obreras es la historia de un largo proceso por el que familias e individuos de muy distintas procedencias descubrieron que compartían unas experiencias comunes con sus compañeros de trabajo y que sólo por medio de un esfuerzo colectivo de los propios trabajadores podían transformar sus condiciones de vida.

Tras las convulsiones de la primera mitad del siglo XX, los derechos sociales por los que tanto habían combatido las asociaciones obreras encontraron su consagración en la Declaración de Filadelfia proclamada por la Organización Internacional del Trabajo en 1944. Esta declaración establecía como un derecho humano básico el derecho de los trabajadores a agruparse en sindicatos para presentar y hacer valer sus concepciones de la justicia frente a las imposiciones de empresas y gobiernos.

Sin embargo, la crisis de la década de los años 70, y la salida que se dio a la misma, trajo consigo una serie de procesos cuyo desarrollo en las últimas décadas han reformulado las reglas de juego en detrimento de los intereses de la clase trabajadora. La transnacionalización de los procesos económicos, las transformaciones en las formas de organizar la producción y el trabajo, los cambios en las estrategias empresariales, el acoso y el desprestigio al que han sido sometidos los sindicatos, son elementos que ayudan a explicar el desequilibrio en la balanza de poder entre capital y trabajo en la actualidad.