Público
Público

¿Quién tiene la pasta? El dinero en metálico cae a la mitad en tres años en España

Las estadísticas del Banco de España revelan cómo el valor de los billetes que circulan por el país se ha reducido en 40 meses de 57.133 a 27.309 millones, mientras cuatro de cada cinco euros ya tienen formato de 500

Publicidad
Media: 4
Votos: 12
Comentarios:

El 82,3% del dinero que oficialmente circula entre particulares en España lo hace en billetes de 500 euros.

¿Dónde está el dinero? ¿Quién lo tiene? El valor facial de los billetes que oficialmente circulan de mano en mano en España se ha reducido a menos de la mitad en apenas tres años. Y la caída es mayor, superior al 75%, si se excluyen del cálculo los de 500 y 200, cuyo manejo no es nada habitual en el día a día de las economías domésticas.

Los datos estadísticos del Banco de España revelan cómo entre diciembre de 2013 y abril de este año el valor de los billetes que circulan por el país ha pasado de 57.133 millones a 27.309, lo que supone una reducción del 52,2%.

En ese periodo, el peso de los billetes de 500 euros ha pasado de suponer el 70,8% del total, con 40.500 millones, a representar el 82,3%. Si se excluye del cálculo el valor de ese formato y el de 200 (trece millones al inicio del periodo, diez al final), los menos habituales en el manejo cotidiano del dinero, el circulante “real” ha caído un 76,5%: de 14.033 a 3.309 millones.

Esa reducción supone un indicio de que en el país está disminuyendo la “velocidad de circulación del dinero”, dato que algunos economistas interpretan como evidencia de un parón de la economía real. De hecho, fenómenos paradójicos como los récords históricos simultáneos de PIB, por un lado, y de desigualdad y pobreza, por otro, que se registran ahora mismo en España apuntan a que la economía productiva y la distribución de rentas evolucionan en una dirección distinta de la que sigue la financiera.

“Cada vez se utiliza menos efectivo”

“Evidentemente, cada vez se está utilizando menos el dinero en efectivo. Entre otras causas, porque la gente prefiere mantener los ahorros en sus cuentas ante la incertidumbre”, explica el economista Eduardo Garzón, quien, no obstante, apunta otros factores que, además del empobrecimiento derivado del desplome de las rentas por la crisis y del conservadurismo de los ahorradores, están influyendo en ese proceso.

Uno de ellos es la realización cada vez más frecuente de transferencias mediante aparatos electrónicos como el teléfono y el empleo de medios de pago como Paypal, que han ampliado las posibilidades de los consumidores para efectuar movimientos de dinero que no requieren el manejo de billetes y que se reflejan mediante apuntes contables.

Otro factor, por el contrario, tiraría al alza en la estimación del dinero circulante, cuya cuantía calcula el Banco de España restando de los billetes que ha distribuido los que va retirando cuando los bancos se los entregan. Estos, sin embargo, han podido optar en ocasiones por reducir los traslados de efectivo procedente de su tesorería a las cuentas del Banco de España para evitar una “penalización” sobre esas anotaciones derivada de las políticas expansivas del Banco Central Europeo.

De la calle a la cuenta en formato 500

En cualquier caso, las series del Banco de España sí indican que en esos apenas tres años, que han coincidido temporalmente con el inicio de los ‘brotes verdes’ en las magnitudes macroeconómicas del país, han salido de circulación tras ser ingresados en cuentas bancarias 36 millones de billetes que suman un valor de 18.000 millones de euros.

“Ese tipo de billetes se suelen utilizar para transacciones opacas que tienen que ver con el fraude fiscal y con la economía sumergida”, explica Garzón.

El volumen de billetes de 500 euros que circula por el país se ha venido reduciendo de manera constante desde 2011. En diciembre de ese año había en la calle 101 millones de ellos que sumaban un valor de 50.500 millones de euros. Su número se había reducido a la mitad en el mismo mes de 2016, lo que significa también que en un lustro 25.500 millones habían salido de la calle para pasar a convertirse en apuntes en cuentas bancarias. En los cuatro primeros meses de este año han seguido ese camino otros 2.500 millones de euros.

El triple que en Europa

El sindicato de los técnicos de Hacienda (Gestha) acogió positivamente la iniciativa del Banco Central Europeo para retirar de la circulación los billetes de 500 euros, anunciada hace un año, ya que supone quitar una herramienta a defraudadores y evasores fiscales, a corruptos y corruptores y a la delincuencia organizada.

Sin embargo, advirtió del riesgo de que su recogida pueda acabar suponiendo, de hecho, una amnistía tributaria si no se establecen requisitos para su entrega en las ventanillas.

Por lo pronto, el BCE ha anunciado oficialmente que los bancos centrales locales dejarán de imprimirlos a finales de 2018, casi dos décadas después de que entraran en circulación.

Según las estimaciones del BCE, el valor total de los billetes de 500 euros que circulan por el territorio comunitario se sitúa en el entorno de los 300.000 millones de euros, lo que supone menos del 30% de la masa monetaria de la UE. ¿Qué tendrá España para, con un 82,3%, estar cerca de triplicar esa proporción?