Publicado: 13.08.2015 19:56 |Actualizado: 13.08.2015 19:56

La prima de riesgo se estanca
y se resiste a seguir cayendo

El diferencial del bono español con la deuda alemana se mantiene en los 130 puntos desde el nuevo capítulo de la crisis griega. Los expertos calculan que se mantendrá relativamente estable en su nivel actual

Publicidad
Media: 1.50
Votos: 2
Comentarios:
Imagen de la Bolsa de Madrid. EFE

Imagen de la Bolsa de Madrid. EFE

MADRID.- La prima de riesgo de España, que mide el grado de confianza de los inversores hacia el país, parece haberse estancado en torno a 130 puntos básicos sin que la buena marcha de las negociaciones sobre Grecia o la incipiente recuperación económica consigan presionarla aún más a la baja.

Y los expertos señalan que no cabe esperar nuevas bajadas, y que el riesgo país de España se mantendrá relativamente estable en su nivel actual, en torno a 130 puntos básicos, sostenido por la política de apoyo del Banco Central Europeo (BCE), siempre y cuando no haya algún vuelco político que asuste a los inversores.

La prima de riesgo de España comenzaba el año por debajo de 100 puntos básicos, después de que el interés del bono español a diez años, cuyo diferencial con el alemán del mismo plazo mide el riesgo país, se situara en el 1,6%. A partir de entonces, durante el primer trimestre del año evolucionaba a la baja hasta caer a mediados de marzo por debajo de 90 puntos básicos, cuando el interés del bono español marcaba un mínimo histórico en el 1,14%.

Con ello, el Tesoro Público lograba reducir en cada emisión de deuda los intereses de los importes colocados y se financiaba cada vez más barato, hasta conseguir adjudicar letras y bonos con intereses negativos, es decir, haciendo que los inversores pagasen una prima por comprar deuda española.

España entraba así en el selecto club de países que se financian gratis, entre los que figuran Alemania, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia y Holanda.

Además, la prima de riesgo de España se situaba por debajo o a la par con la de Italia, un país cuya solvencia financiera nunca ha despertado tantas dudas como la de España, pese a que el porcentaje de deuda respecto del PIB -alrededor del 130%- es muy superior al de España, donde no alcanza el 100%.

Paneles en la Bolsa de Madrid con información sobre la prima de riesgo. EFE

Pero desde que el Gobierno de Atenas anunciara a finales de junio la convocatoria de un referéndum sobre los términos del rescate, las primas de riesgo de varios países periféricos de la zona del euro comenzaron a subir, en especial la de España, que pasaba de 118 a 155 puntos básicos.

En las semanas siguientes el riesgo país de España se normalizaba y caía hasta 120 puntos básicos, pero a comienzos de mes, Bloomberg decidía cambiar el bono de referencia y lo sustituía por otro con mayor liquidez, una operación que se realiza periódicamente.

Hasta el 3 de agosto, para el cálculo se utilizaba un bono con vencimiento en abril de 2025, que fue sustituido hoy por otro que vence en octubre de ese año, y que cuenta con mayor liquidez.

Y como la rentabilidad de este nuevo bono es ligeramente superior a la media del que utilizaba hasta ahora, el diferencial entre éste y el bono alemán de referencia se incrementó.

El problema es que desde entonces el mercado secundario de deuda se ha mostrado indiferente a la buena marcha de las negociaciones entre Grecia y sus socios, que finalmente han alcanzado esta semana un acuerdo sobre el tercer rescate al país, y la prima de España no se apea de los 130 puntos básicos.

Carlos Fernández, analista de XTB, aclara que, aparte de la de Grecia, las primas de riesgo de otros países de la zona sur de Europa han sufrido las mismas tensiones y se han beneficiado de las políticas del BCE comportándose de manera muy similar.

La prima de riesgo de España parece haber encontrado su "soporte", como se denomina en el argot bursátil al nivel que limita las bajadas, y en opinión de Carlos Fernández "no debería seguir bajando y podría estabilizarse en los niveles actuales", entre otras cosas porque la situación económica de Alemania es claramente mejor que la de España y es lógico que el país germano se financie más barato y que la distancia entre los respectivos bonos de referencia se mantenga estable.

El interés del bono germano a diez años, el de referencia en Europa, no ha dejado de bajar y cotiza ahora por debajo del 0,6%.

Pero otros expertos introducen nuevos motivos de preocupación, ya que desde Andbank alertan de posibles "sustos políticos", en tanto que Didier Saint-Georges, director general de la gestora de fondos Carmignac lo hace sobre "el repunte de la popularidad de los argumentos soberanistas", no limitado a España sino al conjunto de la unión europea.