Público
Público

Rajoy se despide del Gobierno con la mayor retirada de fondos de la historia de la hucha de las pensiones

Los técnicos de la Seguridad Social calculan que serán necesarios alrededor de 10.000 millones de euros para abonar la extra de juilio de los pensionistas. Dos extraordinarias más y el Fondeo de Reserva quedará vacío

Publicidad
Media: 3
Votos: 16
Comentarios:

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, con la ministra de Empleo en funciones, Fátima Báñez. EFE

MADRID.-  El Gobierno realizará en julio la mayor retirada de recursos del la historia del Fondo de Reserva de la Seguridad Social, conocido también como la hucha de las pensiones, para abonar la paga extraordinaria de julio, según las fuentes del sistema de previsión consultadas por Público. Supondría sacar alrededor de un tercio de los recursos con los que actualmente cuenta el Fondeo, unos 32.500 millones, después de que se haya reducido a la mitad durante el mandato de Mariano Rajoy.

Las estimaciones de la insuficiencia financiera de la Seguridad Social están por encima de los 8.000 millones de euros, aunque algunas propuestas de funcionarios de la Tesorería General, ante la incertidumbre de trabajar antes de conocer la recaudación de junio, proponían dejar en líquido una cantidad superior a los diez mil millones.

En previsión de esta necesidad, el Comité de Gestión, que decide sobre el uso de los recursos del Fondo de Reserva, celebró una reunión a finales de mayo pasado, sin nota de prensa ni publicidad alguna, y acordó volver a vender títulos del Fondo, de forma discreta, en la Bolsa, para completar la cantidad necesaria, que no podía cubrirse sólo con los títulos que vencían en el primer semestre.

Cuando se conozca con detalle la recaudación de junio, en los primeros días de julio, se determinará el importe de la retirada de fondos, que debe cubrir tanto la paga extraordinaria de las pensiones como la retención de IRPF en las pagas ordinaria y extraordinaria

Con lo que quede en la hucha de las pensiones, que se estima será de poco más de 20.000 millones, los técnicos de la Seguridad Social creen se podría pagar dos extraordinarias antes de su liquidación.

Las previsiones del llamado “presupuesto monetario” que elabora la Tesorería General de la Seguridad Social apuntan a una necesidad similar a la actual para la extra de diciembre. El déficit previsto de la Seguridad Social, que fue de 16.700 millones de euros en 2015, ha multiplicado por 40 el déficit de 2011, consecuencia de que la recaudación por cuotas es 4.800 millones de euros inferior a la del último año de gobierno del PSOE.

Durante todo el año no se han invertido los recursos del Fondo de las pensiones por la bajísima rentabilidad de la deuda española

Durante 2015 el Comité de Gestión, que decide sobre el uso de los recursos del Fondo de Reserva, acordó ya que no se producirían reinversiones a medio y largo plazo de los títulos que fueran venciendo, por la bajísima rentabilidad de la deuda española y la evidencia de que cada nueva retirada de fondos iba hasta entonces acompañada de un farragosa proceso de colocación en los mercados de los títulos que se enajenaban.

Los gestores del Fondo esperaban que la mejora en la recaudación permitiera que las nuevas retiradas se cubrieran con el dinero que iba quedando en liquidez con el vencimiento de los títulos, que en el año 2016 serían de entre 8.000 y 9.000 millones de euros.

La disminución de las nuevas cotizaciones hunde a la Seguridad Social

La evolución de los ingresos y gastos ha seguido no obstante un derrotero mucho peor de lo imaginado por los gestores. El último dato publicado en las entidades gestoras, el de 30 de abril, reconoce un incremento de ingresos respecto del año pasado de 0,47% (de 38.561 millones a 38.743 millones, esto es, 182 millones más), y un incremento de gastos de 2,97% (de 36.116 millones a 37.188 millones, esto es, 1.072 millones más).

Los gastos crecen seis veces más que los ingresos, y el saldo se reduce en la misma proporción, lo que originará un déficit con la primera extraordinaria de más de 8.000 millones de euros.

El año pasado el Fondo de Reserva abonó el 50% del desfase de la extraordinaria de junio (3.750 millones), ya que la otra mitad corrió contra el fondo de contingencias profesionales de las Mutuas, que administra la Tesorería, y que con esta aportación quedó reducido a su mínima expresión desde hace 20 años.

El Fondo de Reserva deberá correr este año pues con el 100% del coste de la extraordinaria, en ausencia de superávit y de fondos alternativos, en un contexto que lejos de mejorar, empeora, puesto que los nuevos empleos tienen salarios muy bajos, y además las tarifas planas y las bonificaciones al empleo son soportadas por la Seguridad Social, en contra de lo establecido en el Pacto de Toledo. Para equilibrar el Presupuesto de 2015 habría sido necesaria la creación de cinco millones más de puestos de trabajo.

Una joya que desaparece

El Fondo de Reserva, previsto en el Pacto de Toledo de 1995, se creó en el año 2000, y en abril de 2004 tenía 15.000 millones de euros. Creció ininterrumpidamente todos los años de gestión socialista, de 2004 a 2011, cuando alcanzó su máxima cuantía, 66.707 millones de euros.

Entonces era según la OCDE el cuarto fondo público de pensiones de Europa. Ahora se sitúa entre el puesto 30 y el 40. A pesar de una gestión poco brillante, los actuales gestores del PP siguen insistiendo en que salvaron a la Seguridad Social de la ruina.

En la última campaña electoral, esta realidad ha sido relegada, a pesar del gravísimo impacto que la desaparición de las reservas de la Seguridad Social producirá en una de cada tres familias españolas, que viven de una pensión.

Más bien al contrario, han sido frecuentes las promesas de nuevas bonificaciones. Sólo el PSOE, que propuso un impuesto solidario para las grandes fortunas y las empresas, y Unidos Podemos, con el incremento de las cuotas empresariales, han abordado la cuestión de los ingresos, que para Rajoy se reduce a la creación de empleo.