Público
Público

El Tesoro emitirá 220.017 millones brutos de deuda pública en 2017, casi lo mismo que en 2016

Descontadas las amortizaciones previstas, la emisión neta ascenderá a 35.000 millones de euros, igual a la cifra emitida el año pasado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Un operador de una firma de inversión en Londres. REUTERS

Un operador de una firma de inversión en Londres. REUTERS

MADRID.- El Ministerio de Economía español anunció el lunes que la emisión bruta de deuda prevista para 2017 ascenderá a 220.017 millones de euros, ligeramente inferior a los 221.364 millones de euros colocados el año pasado. En concreto, es un un 0,61% menos que los 221.364 millones emitidos en 2016.

Descontadas las amortizaciones previstas, la emisión neta del Tesoro ascenderá a 35.000 millones de euros, igual a la cifra emitida en 2016.

La mayor parte de la financiación se percibirá con subastas a medio y largo plazo, con 122.904 millones de euros de emisión bruta prevista, mientras que 97.113 millones de euros se captarán con Letras del Tesoro. En 2016, se colocaron en términos brutos Letras por 100.996 millones y títulos a medio y largo plazo por 120.368 millones.

Así figura en la Estrategia de Emisión de Valores del Tesoro en 2017, presentada este lunes en rueda de prensa por la secretaria general del Tesoro y Política Financiera, Emma Navarro, quien ha explicado que los objetivos para este ejercicio son "alargar la vida media de la deuda, abaratar costes y diversificar la base de inversores", igual que en años anteriores, y ha destacado los "mínimos históricos" en costes de financiación registrado en 2016, con unas emisiones netas de 35.043 millones, obtenidos íntegramente a través de medio y largo plazo, y con unas emisiones netas de letras que han sido "prácticamente nulas".

La secretaria general del Tesoro y Política Financiera, Emma Navarro. E.P./LOURDES BALDUQUE

La financiación neta del año pasado fue casi 10.000 millones por debajo de lo previsto a principios de año, gracias a la evolución de los ingresos públicos y un uso más eficiente de la Tesorería del Estado.

Además, dado que la emisión neta se redujo el año pasado en dos ocasiones, hasta los 35.000 millones, se incorporó una amortización anticipada parcial y voluntaria del préstamo del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) a España, por importe de 1.000 millones de euros. Así, España acumula 6.600 millones de euros en preamortizaciones de este préstamo.

Respecto al ahorro previsto en costes de financiación, tras los 2.000 millones logrados en 2016, Navarro ha indicado que la previsión de la carga de intereses para el Estado se conocerá cuando se elaboren los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2017, si bien la estimación para el conjunto de administraciones se recoge en el plan presupuestario y apuntan a "una continuación de la reducción de la carga de intereses general", basada también en supuestos "muy conservadores y prudentes".

La secretaria de Estado del Tesoro, Emma Navarro, durante la rueda de prensa que ha ofrecido para explicar la estrategia de emisiones de deuda del Estado para el ejercicio de 2017. EFE/Chema Moya

La secretaria de Estado del Tesoro, Emma Navarro, durante la rueda de prensa que ha ofrecido para explicar la estrategia de emisiones de deuda del Estado para el ejercicio de 2017. EFE/Chema Moya

El Tesoro cubrirá la mayor parte de la financiación a través de las subastas ordinarias, si bien Navarro ha indicado que se deja abierta la posibilidad de recurrir a sindicaciones bancarias, al tiempo que se continuará con el programa de emisión de bonos ligados a la inflación europea. Se incorporará una posible subasta de una referencia indexada en la primera subasta del mes. En sus tres primeros años de vida, este programa ha acumulado un volumen total de 28.544 millones de euros y ha incrementado progresivamente su peso en el total de la cartera de deuda pública hasta superar el 3% del total de deuda del Estado en circulación. 

Además, el Tesoro tendrá la opción de convocar subastas especiales, fuera del calendario habitual, para dotar de liquidez a ciertas referencias y mejorar así el funcionamiento del mercado secundario. Se prevé también la posibilidad de recurrir a colocaciones privadas en las que se emite un valor directamente a un inversor, en condiciones de coste favorables para el Estado.