Publicado: 21.01.2016 13:36 |Actualizado: 21.01.2016 18:21

La bolsa se recupera tras anunciar Draghi que tomará nuevas medidas de estímulo en marzo

El Ibex 35 ha rebotado el 1,97% y ha recuperado el nivel de 8.400 puntos.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:
Panel informativo de la Bolsa de Madrid que muestra la evolución del principal indicador de la Bolsa española, el Ibex 35. EFE/Emilio Naranjo

Panel informativo de la Bolsa de Madrid que muestra la evolución del principal indicador de la Bolsa española, el Ibex 35. EFE/Emilio Naranjo

LONDRES/MADRID.- El Ibex 35 ha despegado un 1,97% al cierre de la sesión de este jueves y se ha quedado a un paso de conquistar los 8.500 enteros (8.444,2) después de que el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, haya abierto la puerta a más medidas monetarias en la reunión del mes de marzo del instituto emisor.

Así, el principal indicador del mercado nacional ha subido en esta jornada 162,80 puntos. En el año registra unas pérdidas del 11,53%.



El anuncio de Draghi ha provocado un repunte en las principales Bolsas europeas, que han protagonizado avances próximos al 2%: Francfort ha avanzado un 1,96%, París un 1,9% y Londres un 1,66%.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo se ha colocado en 127,3 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 1,733%. Mientras, en el mercado de divisas, el euro se intercambiaba a 1,0826 dólares.

ArcelorMittal se ha erigido como el mejor valor de la sesión con una subida del 9,38%, seguida de Sacyr (+5,61%) y Bankinter, que ha ganado un 5,39% tras presentar un beneficio récord. Acerinox, con un repunte del 4,22%, y Repsol (+4,2%) han completado los cinco primeros puestos del ranking de subidas.

Por el contrario, Gamesa se ha convertido en el 'farolillo rojo' del Ibex con un retroceso del 3,6%, seguida de Acciona (-2,7%), Enagás (-0,5%), Iberdrola (-0,27%) y Red Eléctrica (-0,2%).

Salvo Iberdrola, el resto de los 'blue chips' se ha mantenido en positivo al cierre de la sesión encabezado por Repsol (+4,2%). Santander ha ganado un 3,05%, BBVA un 2,7%, Telefónica un 2,68%, Inditex un 2,2% y Endesa un 0,58%.

El apoyo de los bancos centrales, fundamental

Según la analista de Renta 4 Natalia Aguirre son dos los catalizadores que pueden determinar una recuperación de las bolsas tras las fuertes caídas registradas en diciembre y enero: la constatación de que el ciclo económico no está tan débil como descuentan los mercados y el apoyo de los bancos centrales.

A su juicio, el compromiso mostrado esta tarde por el BCE "debería ayudar a las bolsas" y a él podrían sumarse la próxima semana la Reserva Federal y el Banco de Japón.

Todo esto se une a los datos macroeconómicos conocidos últimamente, como el PIB de China, previsiones de crecimiento global del FMI o los primeros indicadores adelantados de enero en la Eurozona, "que confirman la idea de que la recuperación económica global sigue adelante, aun cuando sea de forma heterogénea".

Por su parte, el estratega de mercados de IG Daniel Pingarrón ha indicado que, tras la comparecencia de Draghi, "el mercado tiene grandes motivos para descontar que en la reunión de marzo el BCE procederá a ampliar el tamaño mensual de las compras del QE, desde los 60.000 millones actuales a una cifra que, en principio, debería superar 80.000 millones".

Sin embargo, poco después de que los mercados escucharan las palabras del presidente del BCE se ha producido una caída del precio del petróleo una vez que la principal petrolera saudí, Aramco, haya advertido de que habrá que prepararse "para un largo periodo de precios bajos en el crudo".

"Eso ha sido suficiente para que las Bolsas europeas deshicieran todo lo ganado con las palabras de Draghi, evidenciando una sobreponderación de los movimientos del crudo frente al otrora máximo catalizador del mercado: las palabras del banquero italiano", ha subrayado Pingarrón.

El analista recuerda que la dependencia de los movimientos del crudo "sigue siendo la máxima para las Bolsas" y el lugar en el que reside su principal vulnerabilidad. "A poco que el crudo diera una tregua durante una semana, y volviese a la zona de 30 dólares, las Bolsas europeas podrían desplegar subidas superiores al 5%", ha calculado.