Publicado: 29.01.2012 21:05 |Actualizado: 29.01.2012 21:05

Absueltos dos de los tres policías expedientados por las agresiones durante la JMJ

Cinco meses después después de que los antidisturbios cargaran contra los 'indignados', sólo un subinspector permanece pendiente de sanción

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Dirección General de la Policía ha absuelto a dos de los tres policías antidisturbios que fueron expedientados hace cinco meses por la agresión a una joven y un fotógrafo tras la manifestación laica que tuvo lugar en la Puerta del Sol de Madrid contra la visita del Papa durante la Jornada Mundial de la Juventud, celebrada entre los días 16 y 21 de agosto en la capital.

Esta fue una de las últimas decisiones del ex director de la Policía y la Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez, antes de abandonar su cargo tras elecciones del 20 de noviembre. Meses antes, el 24 de agosto, su Dirección General decidió abrir expediente disciplinario por "falta grave" a tres agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) al considerar que "se extralimitaron en sus funciones".

Los expedientados inicialmente eran un Inspector, responsable de la Unidad, un subinspector y una agente de Policía. Sin embargo, las causas abiertas en torno al Inspector y la agente han sido sobreseídas.

Más de cinco meses después, tan sólo se mantiene abierto el proceso en torno al subinspector cuya posible sanción se mantiene a la espera de la investigación penal de los hechos que ha recaído en el juzgado de Instrucción número 41 de Madrid.

"¡Haz una línea, haz una línea!", repite en varias ocasiones al grupo de agentes que comienzan a avanzar por el lateral de una de las calles aledañas a la Puerta del Sol donde se había producido la concentración laica. A continuación, unos jóvenes se paran ante los policías advirtiendo de que son peregrinos. "Peregrinos nada, que pasen", responde la misma voz tal y como se escucha con nitidez en las imágenes difundidas aquellos días por internet y las redes sociales.

Segundos después, la joven acompañada de un chico pasa por delante de los uniformados y en tono desafiante les dirige un "¿¡qué pasa!?".

Acto seguido y sin previo aviso recibe un fuerte impacto en la cara, supuestamente y según estas primeras pesquisas, por parte de la misma persona que antes daba las indicaciones a sus compañeros.

La viandante responde al golpe gritando y lanzándose a por los policías, pero su acompañante se lo impide y se la lleva por la fuerza mientras recibe algunos porrazos en las piernas y otro de los policías les grita "¡a tomar por culo!".