Publicado: 24.03.2014 20:21 |Actualizado: 24.03.2014 20:21

La Acampada por la Dignidad busca asentarse desafiando las advertencias de la Policía

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Integrantes de las Marchas por la Dignidad acampan en la madrileña Puerta del Sol desde la noche del pasado domingo para continuar con el movimiento, desafiando las advertencias de la Policía. Han celebrado una asamblea multitudinaria a las 17:00 horas para decidir "cómo organizarse" y una concentración de apoyo a la que han acudido más de 200 personas. En la asamblea han creado grupos de trabajo para distribuirse tareas como comunicación o construcción, y también han pedido a los miembros del 22-M de otros puntos que, si van a acampar, lo hagan en Sol en vez de en otros lugares.

La concentración se ha bautizado como Acampada por la Dignidad y la intención de sus participantes es quedarse allí a pesar de las advertencias de la Policía, que amenaza con multas de hasta 750 euros por tener cartones, a falta de tiendas de campaña. A primera hora de la noche del lunes, los UIP (Unidades de Intervención Policial) han cercado la zona de la acampada con dos docenas de furgonetas y les han quitado las pancartas a los acampados.

Sobre las 22.00 horas del lunes se han vivido las primeras escenas de tensión. La Policía ha cargado contra un grupo de jóvenes que trataba de unirse a la concentración en Sol, informa Alejandro López de Miguel. Según algunos de los presentes, que denuncian registros injustificados, no ha habido ningún tipo de provocación. Tras el choque, tres furgones policiales han irrumpido en la plaza a toda velocidad en persecución de los manifestantes, que han tratado de huir por calles aledañas. Posteriormente, el fuerte dispositivo policial ha iniciado una tanda de identificaciones a los participantes de una sentada entre Arenal y Tetuán.

Los acampados han abierto una cuenta en la red social Twitter (@AcampDignidad) en la que han declarado que su intención es "recuperar nuestra dignidad y todo lo que esta implica". Han explicado que defienden los mismos ideales básicos que las Marchas: no al pago de la deuda, el derecho a la vivienda, el empleo digno y la renta básica, los servicios públicos para todos los ciudadanos y que se haga énfasis en la lucha contra la corrupción.

Han querido hacer un llamamiento a cualquier persona que quiera unirse a ellos, asegurando que pueden hacerlo y que no van a irse. "Todos aquellos que sufren cada día tienen aquí su lugar, ya no lo permitiremos más".

Algunos voluntarios les han llevado comida, y esas donaciones y la comida sobrante de las Marchas se están repartiendo entre todos los acampados. Se espera que esta noche la acampada continúe con más integrantes que la pasada y que se realice otra asamblea a pesar de la presencia policial.

Esta Acampada por la Dignidad imita a la que ya se realizara en mayo de 2011, y que dio lugar al movimiento 15-M. Fue una protesta ciudadana pacífica que abogaba por una democracia más participativa y por alejarse del bipartidismo PSOE-PP. Esta comenzó, al igual que la de ahora, con unos pocos ciudadanos que decidieron de forma espontánea acampar en Sol.

La manifestación que tuvo lugar el pasado sábado 22 se saldó con 101 heridos (67 de ellos policías) y 24 detenidos, de los cuales 23 ya han sido puestos en libertad y uno permanece en prisión preventiva sin fianza, acusado de lesiones, atentado contra la autoridad y desórdenes públicos. Terminada la manifestación del 22-M, personas de diversas corrientes de las Marchas se encontraron la noche del domingo en la Puerta del Sol y, al verse sin tener dónde dormir, decidieron permanecer allí juntos y continuar con las reivindicaciones. Así nació esta Acampada por la Dignidad.