Publicado:  21.02.2010 08:00 | Actualizado:  21.02.2010 08:00

Acoso a las cooperativas del grupo Mondragón

La corporación empresarial ultima una nueva querella contra la asociación Ausbanc por relacionarle con ETA en una de sus publicaciones

Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La campaña de acoso e infundios lanzada contra Corporación Mondragón no cesa. El mayor grupo empresarial vasco ultima una querella contra la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc) por una información aparecida en una de sus publicaciones, Mercado de Dinero, en la que se arrojaban dudas sobre una supuesta vinculación con la red de financiación de ETA.

Llueve sobre mojado. Corporación Mondragón es víctima desde hace una década de este asedio, instigado sobre todo por páginas web relacionadas con la derecha y algunos de sus periodistas de referencia. Esta campaña de continuos ataques ha perjudicado la imagen de este grupo empresarial, el más importante de Euskadi y uno de los diez más fuertes de España. Considerado el conglomerado cooperativista más grande del mundo, integra 260 sociedades, emplea a casi 93.000 personas [50.000 fuera de Euskadi] y tiene también un papel líder en la enseñanza universitaria, a través de su centro Mondragón Unibertsitatea, cuyas titulaciones están adaptadas al Espacio Europeo de Enseñanza Superior.

En cualquier caso, Corporación Mondragón deberá acudir por tercera vez a los tribunales para limpiar su imagen después de la última información publicada en Mercado de Dinero, que pone de nuevo bajo sospecha algunas de sus marcas. En el caso de las dos querellas anteriores, presentadas en 2005 contra la web GrupoRisa.com [dirigida entonces por un militante del PP] y la periodista de la Cope, Cristina López Schlichting, los demandados han tenido que rectificar públicamente sus infundios y, por ende, reconocer la actividad de este grupo dentro de la ley [ver cuadros].

Los responsables de la publicación de Ausbanc no escarmentaron en cuerpo ajeno y el pasado septiembre difundieron una supuesta información con este titular: ETA, el negocio de seguir matando. Entre sus elementos gráficos, incluían un dibujo en el que aparecía ETA y debajo, entre interrogantes, algunas de las marcas más conocidas de Corporación Mondragón: Eroski, Caprabo, Fagor, Caja Laboral y Lagun Aro. La información, firmada como Redacción, comienza sacando de contexto una palabras de Francisca Hernández, viuda del policía nacional Eduardo Puelles, asesinado por ETA el pasado año. Y termina asegurando que Mercado de Dinero había pedido a Corporación Mondragón [que identifica con su antiguo nombre, MCC] "una condena expresa de ETA".

Durante los últimos diez años, los máximos responsables del grupo empresarial y de sus marcas han manifestado su compromiso inequívoco con la defensa de los derechos humanos y su rechazo a "todo tipo de violencia, en la que se incluye ETA".

Apoyo del Gobierno vasco

En Euskadi, nadie cuestiona la actividad de este gran grupo cooperativista, conocido y valorado por su dilatada trayectoria durante más de medio siglo. Y tampoco son pocas las veces que representantes políticos e institucionales han salido en su defensa. Ya en diciembre de 2000, el socialista Ramón Jáuregui denunció la campaña de "criminalización" de Mondragón. El último gesto ha sido del Gobierno de Patxi López.

El pasado 14 de enero, el consejero de Industria, Bernabé Unda, sorprendió a los presentes en una cena oficial en Madrid al denunciar las "guerras y tácticas sucias" contra Corporación Mondragón. En otro acto, también celebrado en Madrid, el lehendakari López mostró su respaldo a Corporación Mondragón, a la vez que denunciaba las "campañas de difamación".

Los medios instigadores de las mismas vieron una mina cuando en 2002 fue detenido un directivo de Caja Laboral acusado de colaborar con ETA. La noticia hizo correr ríos de tinta. Lo que apenas trascendió fue que Corporación Mondragón expulsó al detenido y anuló su condición de cooperativista.

En 2005, este grupo empresarial decidió cambiar de estrategia y llevar a los tribunales a los responsables de esos ataques, habitualmente escondidos bajo el anonimato que ofrece Internet. "Siempre que veamos manifestaciones injuriosas en contra del grupo iremos a los tribunales. Es una situación bastante desagradable, pero los responsables de esas afirmaciones tienen que responder por lo que dicen", advierten desde la Corporación.

"Mi actuación ha sido totalmente errónea y pido perdón"

La primera denuncia de Corporación Mondragón fue en 2005 contra la página www.gruporisa.com, ya cerrada y entonces dirigida por Alejandro Arenzana, militante del PP. El juez archivó el caso en 2008 tras un acuerdo entre las partes: Alejandro Arenzana tenía que hacer pública una rectificación. Lo hizo con anuncios en 'El Mundo' y 'Expansión', el 3 de febrero de 2009.

Esta es su reproducción parcial: "La campaña que he realizado tenía por objeto vincular al Grupo Eroski con ETA, y promoviendo una campaña de boicot con eslóganes como ‘No financies ETA’. Reconozco mi equivocación, mi actuación ha sido errónea, fruto de mi confusión y mi desconocimiento de la realidad socio-empresarial del Grupo Eroski y les manifiesto públicamente mi arrepentimiento y pido perdón".

"Algunas frases de Cristina López Schlichting son no veraces y ofensivas"

La periodista de la Cope Cristina López Schlichting también rectificó hace unas semanas. En 2005, dijo que "gente de los supermercados Eroski financia a 'batasunos' como Otegi". La Audiencia de Vizcaya le condenó en julio de 2009 a pagar una indemnización de 3.000 euros y hacer público parte del fallo.

Decía así: "Las afirmaciones realizadas por Dña. Cristina Schilichting (...) contienen algunas frases claramente desmerecedoras, ofensivas, no veraces (...) No cabe duda que las frases relacionan a Eroski con la subvención de la fianza del Sr. Otegui en la que no tuvo contribución alguna (...) No cabe el anclaje [de las declaraciones de López] en el ámbito del derecho a la libertad de expresión (...) han de catalogarse como intromisión ilegítima en el honor de la demandante".

PUBLICIDAD

Comentarios