Público
Público

Los activistas dicen que el Gobierno les ha traicionado

Denuncian las agresiones en el juzgado y aportan partes de las lesiones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los activistas canarios que se manifestaron el pasado sábado en El Aaiún a favor de la autodeterminación del pueblo saharaui denunciaron ayer el comportamiento 'vergonzoso' del Ejecutivo, después de que Exteriores asumiera la versión que dio de los incidentes el Gobierno de Marruecos. Alexis Dorta, uno de los activistas de SaharAcciones que denunció haber sido maltratado por la policía marroquí, señaló ayer que la respuesta del Ejecutivo español pone de manifiesto su 'posición de subordinación ante Marruecos' y el 'desinterés que ha demostrado por los derechos de los ciudadanos españoles'.

En una conferencia de prensa convocada en Santa Cruz de Tenerife, tres de los 14 activistas que protagonizaron la supuesta agresión policial, Sonia Díaz, Yauci Marrero y Silvia Mesa, explicaron que el Gobierno 'debe asumir la responsabilidad que le toca' e investigar las lesiones que sufrieron por parte de las autoridades marroquíes. En todo caso, señalaron que no esperaban 'nada' del Ejecutivo y se mostraron confiados en que sea la presión internacional la que finalmente 'logre cambiar la situación' en la zona.

Exteriores insiste en que no hay pruebas de que la policía les agrediese

Tras los incidentes, los miembros de SaharAcciones recabaron varios partes médicos en los que se reflejan policontusiones sin daños internos que presentaron ayer ante la Subdelegación del Gobierno de Santa Cruz de Tenerife. Los activistas presentaron además una denuncia contra sus agresores ante el Ministerio Fiscal y el juzgado.

Incidente superado

A pesar de las denuncias de los activistas, el Gobierno sigue dando un perfil bajo a este nuevo incidente con Marruecos. El secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Juan Pablo de Laiglesia, lo dio ayer 'por superado'. En declaraciones a RNE, De Laiglesia explicó que el Gobierno acepta la versión de Marruecos porque 'carece de elementos para avalar las opiniones de los activistas'.

El Gobierno canario cuestiona la respuesta del Ejecutivo central

En contra de los expresado por el colectivo canario, el secretario de Estado apuntó que las lesiones a los activistas se las produjeron 'grupos que no eran partidarios' de la manifestación y no la policía. Y añadió que la manifestación que organizaron los españoles era 'ilegal'. Alexis Dorta, miembro de SaharAcciones, insistió sin embargo en que, 'al margen de que hubiera elementos civiles', en el incidente estuvieron implicados 'agentes de la policía marroquí uniformada'. Dorta cuestionó además la 'legitimidad de Marruecos para autorizar manifestaciones en territorio ocupado' y señaló que, en cualquier caso, esa circunstancia no justifica el 'trato brutal' que recibieron.

La secretaria de política internacional y cooperación del PSOE, Elena Valenciano, insistió, por su parte, en que es razonable que se pida respeto a los derechos de los saharauis, pero 'con la ley en la mano'. La dirigente socialista admitió, no obstante, que muchas veces el activismo se desarrolla en el límite de la legalidad subrayando en todo momento la legitimidad de las reivindicaciones de la ONG prosaharaui.

Falta de compromiso

El Gobierno de Canarias, mientras, se posicionó ayer en el lado de las críticas con la actuación del Ejecutivo español, ya que exigió una 'información detallada de los incidentes' protagonizados por los activistas. El presidente, Paulino Rivero, de Coalición Canaria, cuestionó la reacción del Ejecutivo central ante los hechos y calificó su respuesta de 'poco comprometida' y 'en la línea de Zapatero'.

Izquierda Unida, a través del diputado provincial canario Miguel Esteban Martín, denunció 'la violación sistemática de los derechos humanos en el Sáhara Occidental por parte de Marruecos', al tiempo que mostró su solidaridad a los activistas que 'han sufrido la represión de la policía marroquí al intentar manifestarse pacíficamente por las calles de El Aaiún para mostrar su apoyo al pueblo saharaui'.