Público
Público

Aguirre estudia implantar el catálogo de fármacos gallego

Esa polémica fórmula supone un ahorro de nueve millones de euros mensuales de media y cuenta con la férrea oposición del Gobierno central

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Comunidad de Madrid ve con buenos ojos la fórmula gallega para ahorrar dinero en fármacos. El Gobierno de Esperanza Aguirre estudia la posibilidad de sumarse a las medidas que ha adoptado la Xunta de Galicia para reducir el gasto farmacéutico con el llamado catálogo gallego de medicamentos. Esa polémica fórmula supone un ahorro de nueve millones de euros mensuales de media y cuenta con la férrea oposición del Gobierno central, que lo ha recurrido ante el Tribunal Constitucional.

Aguirre anunció sus intenciones de copiar el catálogo de medicamentos tras reunirse ayer en Madrid con el titular de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, para tratar el gasto sanitario y temas relacionados con la educación, informa Efe. Aguirre calificó el catálogo gallego de iniciativa de 'enorme importancia'.

Este catálogo está formado por un listado de fármacos que financia el Servicio Gallego de Salud y que consiste en que cuando hay más de un fármaco con el mismo principio activo, pero con distinto precio, el sistema sanitario financia el más económico. Pero, para el Gobierno central, esta fórmula rompe con el principio de equidad que debe predominar en el sistema público sanitario.

El Ejecutivo recurrió el catálogo al entender que invade competencias estatales y rompe el principio de equidad en el acceso a los medicamentos, ya que en la práctica reduce la cartera de fármacos a disposición de los gallegos dejando fuera más de 400 medicamentos.

Galicia y Madrid no son las únicas comunidades con la mira puesta en el gasto farmaceútico. La Junta de Andalucía, por ejemplo, sacará a concurso público los principios activos más usados, lo que le permitirá ahorrar unos 40 millones de euros al año. Castilla-La Mancha anunciaba recientemente la retirada de 147 fármacos del sistema de receta electrónica, lo que en la práctica redundará en la desviación de la prescripción hacia fármacos más baratos.