Público
Público

"Al ritmo actual, Batasuna no estará legalmente en las elecciones municipales"

Presidente del Partido Socialista de Euskadi. Defiende que las instituciones vascas tengan "autonomía" ante Madrid para conseguir el final de la violencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Jesús Eguiguren (Aizarna, Guipúzcoa, 1954), presidente del Partido Socialista de Euskadi desde 2002 e interlocutor del Gobierno central en el último proceso de paz, habla de los pasos a dar ya en el País Vasco para lograr el fin de la violencia.

Hace año y medio dijo que el inicio de la paz se vería en 2011. ¿Lo mantiene?

Sí, lo mantengo. Es la víspera de las elecciones autonómicas. La razón que daba es que o bien para entonces Batasuna logra parar a ETA, o bien se enfrenta a ETA asumiendo los postulados institucionales.

ETA ha hecho públicos dos comunicados y una entrevista en tres semanas. ¿Qué conclusiones saca?

Mucho escribir es para ETA. Tiene la necesidad de justificar que no está aceptando plenamente las exigencias de las bases de la izquierda abertzale. ETA sabe que algo debe hacer porque Batasuna sigue su camino. ETA está pensando en acabar como una organización marginal o de forma ordenada bajo un paraguas político que le proporcione Batasuna o el soberanismo.

La izquierda abertzale,Eus-ko Alkartasuna y Aralar, entre otras fuerzas,plantean el acuerdo de Gernika como hoja de ruta para un proceso de paz.

El acuerdo de Gernika es muy importante, pero por la trascendencia que tiene en el mundo abertzale. Más allá de eso no me atrevería a decir si esas medidas serán las que vayan a darse. Porque este tema, al fin y al cabo, lo tiene que liderar el Gobierno vasco.

En el acuerdo, demandan la legalización de Batasuna. ¿Se dan las condiciones tras su apuesta por las vías políticas en exclusiva?

Hay una sentencia de Estrasburgo, que dice que no puede haber partidos con vínculos con una organización terrorista. La legalización de Batasuna como se ha planteado en Gernika la veo lejos. Aunque esta cuestión pertenece al Tribunal Constitucional, creo que no está en condiciones de legalizarse, que no la van a legalizar.

¿Qué condiciones deberían darse entonces?

Fin definitivo de ETA, desmantelamiento de ETA o garantías de una tregua definitiva.

Sobre esa base, ¿ve a la izquierda abertzale en las elecciones municipales?

Me temo que no. Al ritmo actual, no estará legalmente.

¿Y si hay una entente electoral con EA?

No creo que vaya por ahí.

¿Ha recibido esa idea directamente de dirigentes de la izquierda abertzale?

La izquierda abertzale intentará presentarse a las elecciones municipales con un partido propio que contenga una serie de declaraciones de rechazo a la violencia. Ya veremos lo que hacen los tribunales. Pero, en fin, Batasuna va a ir sola, pedirá el voto y, si le impiden participar, contará la abstención para medir así su fuerza.

Los mediadores internacionales demandan al Gobierno pasos si hay un alto el fuego unilateral y verificable. ¿Qué cabe esperar de José Luis Rodríguez Zapatero?

El esquema de los mediadores es complicado. Plantean que ETA haga una cosa y el Gobierno, a cambio, haga otra. Eso es un poco inaceptable, aunque de facto las cosas suelen ser así. Pero, bueno, lo que no pueden pretender es aquello de 'conseguimos que ETA haga esto y el Gobierno legaliza Batasuna'. Esa contrapartida no existe. Además, el papel de los mediadores habría que aclararlo, porque no son mediadores, sino personalidades que fuerzan a ETA a adoptar una serie de exigencias de Batasuna. En ese sentido, son útiles y no lo hacen mal, aunque ETA tampoco les está haciendo caso aún. Si ETA no hace caso a su base social, que es la izquierda abertzale y Batasuna, supongo que menos caso hará a los mediadores.

Lleva meses demandando al Gobierno vasco que lidere este proceso. ¿No corre el peligro de dar una sensación de inmovilismo?

Haberlo dicho así fue un error, porque al decir que debe liderar el proceso, siempre te sale alguien diciendo que no lo está liderando. Y yo nunca he pensado eso. No tengo ninguna discrepancia en materia antiterrorista. Lo que he querido decir es que el Gobierno vasco es el responsable de sentar las bases para la paz. La política del Gobierno vasco, según ha contado el lehendakari, Patxi López, será ir recibiendo a los partidos, ver sus planteamientos y analizar en qué medida se puede actuar conjuntamente en el final ordenado de ETA.

¿Cuáles son los pasos para ese final ordenado de ETA?

Lo primero es el consenso entre los partidos. Aquí entran desde el PP hasta Aralar en los planteamientos de cómo debe hacerse. Porque todos estamos de acuerdo en que debe haber un cese definitivo de ETA sin contrapartidas políticas. Todos hemos dicho que primero paz y después política. Lo del Estatuto queda aparte. En segundo lugar, es necesario autonomía respecto a Madrid, porque este tema es un tema vasco. Cada partido aportará su sensibilidad para ese final ordenado.

¿A qué se refiere?

Entiendo que Aralar hablará de los presos. Nosotros plantearemos cómo atender a las víctimas y no dañarles con este proceso, porque, además, para que salga bien debe tener el consenso de las víctimas. Y va a haber que hablar con los familiares de los presos. ¿Conviene mantener la dispersión? Porque, a lo mejor, convendrá acercar a los presos para que sean un peso fuerte para que ETA pare, como ocurrió en Irlanda. Tampoco descartaría que hubiera una especie de ente de expertos internacionales que aconseje al Gobierno vasco.

¿Estará el PP vasco dispuesto a hablar del final ordenado de ETA?

No puede ir por la vida de partido antitodo. Ya sé que Madrid le condiciona, pero también nos condiciona a los socialistas vascos. El PP vasco debe lograr esa libertad para actuar, porque si no lo hace, fracasaremos los dos: el PP y el PSE. Hay que pensar en el futuro. La gente piensa que se va a alterar el mapa político de arriba a abajo, pero eso no va a ocurrir. Este Gobierno vasco no tendrá alternativa en las próximas elecciones.

¿Ve a Antonio Basagoiti marcando pauta a Mariano Rajoy en Génova?

Igual que López es una voz respetada por la izquierda y la derecha española, Basagoiti ocupa una posición parecida. En España se le escucha, diga lo que diga, y muy pocos le pueden desautorizar. Basagoiti tiene mucha más talla política de la que ejerce para implicarse en esto.

Habrá hablado ya con Basagoiti. ¿Está dispuesto?

Debería, pero no lo sé.

Por lo que dice, descarta un modelo a tres bandas como en Loiola con PNV-PSE-Batasuna.

El modelo de Loiola obedecía a otro esquema, a otro tipo de diálogo. Y aquí no hay diálogo. Este es un proceso unilateral de la izquierda abertzale que lo tiene que hacer de forma unilateral, y las instituciones tienen que tomar, también de forma unilateral, medidas tras hablar con los partidos.

¿En esas conversaciones podría participar Batasuna?

Institucionalmente, Batasuna no puede participar en las conversaciones porque es ilegal, pero, en fin, en este país todo el mundo habla con todo el mundo.

¿Por qué insiste en que el proceso debe ser en Euskadi al margen de Madrid?

Hay que resolverlo entre los vascos por la naturaleza del problema y ahora también por las condiciones políticas. España es un país desquiciado políticamente que no está en condiciones de abordar este tema. La sociedad española está desquiciada y desorientada. Esta no es la España optimista y confiada de la Transición, sino una España temerosa del futuro. Entonces, en esas condiciones, pese a los ímprobos esfuerzos y los logros de [Alfredo Pérez] Rubalcaba en la lucha antiterrorista, la parte política de ordenar el fin de ETA se tiene que abordar en el País Vasco, aunque luego habrá que hablarlo con Madrid. Euskadi es un oasis de política, sobre todo porque se entienden el PP y el PSE, y la sociedad está confiada en el futuro. Si hacemos lo que debemos hacer, aportaremos a España lo que le debemos, y le debemos mucho, porque el País Vasco ha sido la herida de España. Cuando hablo de acabar ordenadamente con ETA, no sólo pienso en el País Vasco, sino que pienso sobre todo en España, en cerrar esta herida.

El PNV quiera plantear este tema a Zapatero en la negociación de los Presupuestos de 2011. ¿Qué papel puede jugar?

Las primeras decisiones del PNV sobre este tema son razonables, y que lo hable con el Gobierno central no creo que nos venga mal. La dirección del PSOE siempre ha tenido tendencia a escuchar más al PNV que a los suyos.

¿Qué relación mantiene con Rubalcaba?

Tengo una relación buena con él. La suya conmigo no sé cuál es... Estoy de acuerdo con lo que hace y con lo que ha hecho. Quizá tendré la pequeña diferencia de que, como él es ministro del Interior, pensará que el tema debe estar controlado por el Gobierno, y yo pienso que, aunque eso sea así, sólo desde Euskadi se pueden hacer cosas en el terreno político para avanzar hacia el final de ETA.

El consejero vasco de Interior, Rodolfo Ares, ha dicho que cree en 'la voluntad de los radicales abertzales de hacer política'. ¿Ha empezado ya el Gobierno vasco a asumir su diagnóstico?

Sí. Los hechos se están imponiendo. Cuando yo empecé a decir estas cosas, podía parecer un poco aventurado, pero ahora se ve que la izquierda abertzale va en serio.

¿Se ha sentido desautori-zado durante este tiempo?

No, porque a estas alturas de la vida no me siento desautorizado casi nunca. Puedo sentir que mis ideas no son compartidas.

Otro tema. En la Moncloa, Zapatero niega una disputa por su sucesión. ¿Debe presentarse a la reelección?

Hay ocasiones en que un dirigente político no tiene opción de hacer lo que quiera. No sé lo que quiere hacer, pero está obligado a presentarse.

¿Cuál puede ser el gran logro de Zapatero para remontar el vuelo y ganar al PP en las elecciones de 2012... la paz?

La paz viene bien al país, pero no da votos a quien está en el Gobierno. Todas las experiencias internacionales así lo atestiguan. La solución vendrá por las elecciones municipales de 2011, donde va a producirse el castigo que, me temo, algunos desean dar al presidente. Tras el castigo en las municipales, y junto a la recuperación económica, se producirá la recuperación del PSOE, la recuperación del líder y el desfonde del PP.