Público
Público

Aparecen artefactos con dinamita de la Guerra Civil

En Guadalajara y en Bilbao se localizan cajas con dinamita y proyectiles que contenían pólvora. Unidades especiales de la Guardia Civil los hacen explosionar 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Si bien es habitual encontrar restos de artefactos de la Guerra Civil en los numerosos frentes que hubo por España, resulta sorprendente que algunos de estos materiales permanezcan activos después de más de 70 años. 

Así ha sucedido hoy con el hallazgo de dos cajas de dinamita en Guadalajara y cinco proyectiles utilizados en la Guerra Civil en Bilbao. En ambas situaciones se conservaba pólvora en el interior de los artefactos, lo que ha provocado la intervención de la Guardia Civil y de la Ertzaintza respectivamente. 

Las cajas de dinamita manchegas, que se encontraban en buen estado de conservación, han sido localizadas por un grupo de obreros que trabajaban en las obras de construcción de la carretera CM- 10003, en el municipio de Hita (Guadalajara).

Tras el hallazgo, un equipo de la Guardia Civil se desplazó al lugar, donde recabó más información sobre el estado de conservación y características de los explosivos, así como la ubicación exacta de los mismos.

La unidad especializada del Servicio de Desactivación de Explosivos (Sedex) explosionó las cajas para desactivarlas. 

En la misma línea de hallazgos, los proyectiles de la Guerra Civil localizados en la ría de Bilbao 'conservaban la totalidad del explosivo' y por lo tanto representaban 'un peligro latente', ha informado hoy el departamento vasco de Interior.

Agentes de la Unidad de Desactivación de Explosivos de la Policía vasca comprobaron que los artefactos 'se encontraban en muy mal estado', pero aún conservaban la totalidad de la pólvora en su interior, por lo que suponían aún un grave peligro para quien tratara de manipularlos.

Fortines, trincheras y búnkers forman parte de la arquitectura bélica que aún se conserva en pié a pesar del estado de abandono en el que se encuentra. Sus aledaños constituyen paraísos para los buscadores de reliquias de guerra ya que al haber sido estructuras claves en la contienda, numerosos artefactos se han encontrado en sus inmediaciones.

La mayoría de estos enclaves simbolizaron un punto importante en la defensa de ciudades y pueblos frente al avance de las tropas de militares sublevados contra la II República en la guerra (1936- 1939) y en esa línea fuentes próximas a las asociaciones de víctimas de la Guerra Civil y de la dictadura reivindican que 'aunque lo primero son las personas y lo que más urge es localizar los cuerpos de los familiares desaparecidos' consideran importante que estas estructuras se señalicen debidamente para hacer 'pedagogía' de la historia con sus símbolos.  

Los artefactos localizados en Guadalajara y Bilbao, por encontrarse activos, han necesitado la intermediación de la Guardia Civil para su desactivación, pero según informan desde la Delegación del Gobierno en Castilla La Mancha, no pueden tener constancia de todas las piezas que aparecen en las zonas de los frentes de guerra puesto que 'la gente que los encuentra los suele guardar a título personal sin dejar constancia en ningún sitio'.

Según fuentes de la Delegación del Gobierno en Castilla La Mancha, es muy frecuente rescatar este tipo de materiales bélicos en el transcurso de las obras de realización de carreteras. Cuando se trata de artefactos que pudieran contener carga explosiva, se comunica el hallazgo a la dependencia de la Guardia Civil que se desplaza a la zona para verificar que pueda tratarse de explosivos.

En caso de que la operación de retirada de las piezas comporte riesgo, será la unidad especializada del Servicio de Desactivación de Explosivos (Sedex), de la Guardia Civil, la competente en la actuación.