Público
Público

Atraco a piedra armada

Cae una banda de delincuentes británicos que asaltaba bancos con la ayuda de una roca de 20 kilos y un mazo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un mazo y una piedra de 20 kilos de peso eran sus herramientas. Los cajeros de bancos, sus objetivos. El Grupo de Localización de Fugitivos de la Policía detuvo la semana pasada en Benissa (Alicante) y Torrent (Valencia) a los siete presuntos integrantes de una violenta banda de origen británico especializada en el asalto a sucursales por el expeditivo sistema de romper sus cristales. Entre los detenidos se encuentran Jared Jones y Richard Smith, dos peligrosos atracadores buscados por la policía del Reino Unido desde que en mayo el primero ayudase al segundo a escapar del furgón policial en el que era trasladado a un juzgado.

De hecho, las pesquisas que han llevado a su localización se iniciaron a comienzos de septiembre, cuando la policía española recibió la información de las autoridades de Londres de que ambos delincuentes podrían encontrarse en España junto a otros miembros de su banda. Semanas después, el 27 de septiembre, dos de estos últimos fueron localizados cuando merodeaban en los alrededores de los bancos de Benissa, lo que hizo sospechar que preparaban un atraco.

Así era. Al día siguiente, Jones M. y Reece F. eran detenidos cuando, armados con un mazo y la pesada piedra, rompían a golpes el cristal de la entrada a una entidad bancaria en el momento en el que los empleados se disponían a reponer el dinero del cajero automático. Otros dos miembros de la banda, que vigilaban en los alrededores, consiguieron huir a bordo de sendos coches.

El posterior análisis de dichos automóviles permitió localizar un chalé alquilado con nombre falso en Xàbia (Alicante) donde se alojaba la banda. Sin embargo, cuando la policía entró, ya no estaban. En su huida, los delincuentes habían dejado un revólver oculto en un matorral, el cargador vacío de un subfusil y 3.000 euros en billetes de 500.

La policía puso en marcha un dispositivo de búsqueda que horas después permitía localizar a los dos fugitivos y a otros tres miembros de la banda Barry B., de 69 años, Timothy F. y Chelsea B., novia del anterior a bordo de un automóvil por la autopista AP-7 a su paso por la provincia de Valencia. Cuando los fugitivos se detuvieron en una gasolinera de Torrent para repostar, fueron detenidos. No iban armados ni pusieron resistencia. Encima llevaban 7.865 euros y 300 libras esterlinas, con lo que esperaban alcanzar Francia para, posteriormente, dar el salto a Irlanda y ocultarse.