Público
Público

Aviso serio de la derecha xenófoba en Catalunya

La PxC de Anglada suma poco más de 75.000 votos y no entra por medio punto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La derecha xenófoba y agresiva contra los inmigrantes que representa Plataforma per Catalunya (PxC) se quedó ayer a las puertas de entrar, por primera vez, en el Parlament de Catalunya y marcar un hito en el avance de la extrema derecha en España.

Los poco más de 75.000 votos, el 2,42%, no fueron suficientes para que Josep Anglada obtuviera representación, pero asustaron a la sociedad catalana y reflejaron el auge de la opción radical que sólo había tenido algún éxito en las municipales del 2007.

Aunque ahora haya catalanizado su nombre, Anglada es heredero directo de la extrema derecha que aglutinaba la antigua Fuerza Nueva. Josep Anglada era el hombre de confianza de Blas Piñar en Catalunya y en numerosos actos públicos demostró su añoranza del franquismo. En Vic (Barcelona), su ciudad natal, ha cuajado su nuevo discurso de rechazo visceral del fenómeno migratorio y de tolerancia cero con la delincuencia, a la que con frecuencia vincula de forma populista con la inmigración.

A PxC le faltaron solamente cinco décimas en la provincia de Barcelona para llegar al 3% de votos que le hubieran supuesto de forma automática dos escaños y una irrupción en la cámara autonómica que ningún sondeo había previsto. De hecho, hasta la mitad del escrutinio PxC contaba con tres diputados que se fueron diluyendo poco a poco.

El partido de Josep Anglada, fundado en 2003, tiene representación en siete localidades catalanas y es la segunda fuerza municipal en Vic y Cervera (Lleida), y la tercera en El Vendrell (Tarragona).

La campaña electoral de PxC no ha tenido eco en los medios de comunicación, pero la formación pudo disponer de unos 200.000 euros, la mayoría aportados por partidos afines europeos, para enviar una carta a 5,5 millones de catalanes. La irrupción de la plataforma que amenaza con expulsar a los inmigrantes se frustró, pero Anglada dio ayer un susto serio.