Público
Público

Bildu gobernará Guipúzcoa gracias al abismo entre PNV y PSE

Garitano sitúa la paz como prioridad: "Queremos una solución en la que ganemos todos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Bildu marcó ayer un punto de inflexión en la historia reciente de Guipúzcoa con el nombramiento de su candidato, Martin Garitano, como diputado general, después de 20 años de gobiernos liderados por el PNV. En su intervención, el nuevo mandatario guipuzcoano manifestó que una de sus prioridades será la paz y la normalización política de Euskadi. 'Queremos construir una solución en la que todos salgamos ganando', afirmó.

La coalición integrada por EA, Alternatiba e independientes abertzales logró así su gran objetivo tras ser la fuerza más votada el 22-M, aunque deberá gobernar en minoría. Garitano, que portaba un pin con el número de recluso de Arnaldo Otegi, obtuvo en la segunda y definitiva votación 23 votos, 22 de Bildu y 1 de Aralar, mientras que el resto de fuerzas apoyaron a sus propios candidatos. Markel Olano (PNV) sumó así 14 papeletas, Rafaela Romero (PSE) 10 y Juan Carlos Cano (PP) 4.

El nuevo diputado general llevaba un pin con el número de preso de Otegi

Con este desenlace tras un pleno maratoniano en las Juntas Generales de Guipúzcoa, se cumplen así las previsiones a favor de Bildu, dada la insalvable distancia que hoy separa al PNV y al PSE, sobre todo en este territorio. Los socialistas, con el lehendakari, Patxi López, a la cabeza, habían advertido de la mano del PP al partido nacionalista de que si no apoyaba a sus candidatos en municipios relevantes como San Sebastián para arrebatar la alcaldía a la coalición abertzale, no iba a poder contar ayer con sus votos a favor de Olano. El PNV no dio su brazo a torcer en la constitución de los ayuntamientos, el 11 de junio, y ayer los junteros socialistas hicieron lo propio.

En este clima, nadie se extrañó cuando el PNV y el PSE se enzarzaron ayer en mutuos reproches. Mientras que Markel Olano y la portavoz de su grupo, Eider Mendoza, acusaban a los socialistas de mantener con el PP la política de frentes para 'excluir' a Bildu, el juntero del PSE Eneko Andueza afeaba al PNV sus 'vetos' a su partido en San Sebastián y Lasarte-Oria. Al final, el candidato del PNV admitió que sus relaciones con el PSE están rotas y le tendió la manopara 'recuperarlas'.

PNV, PSE y PP insisten en que debe pedir a ETA el cese definitivo

Así, un mes después de las elecciones, Bildu culmina con éxito su objetivo de lograr un importante peso institucional: además de gobernar la Diputación guipuzcoana, está al frente de más de un centenar de ayuntamientos en el País Vasco y Navarra. En su discurso, Garitano proclamó el inicio de una 'era histórica'.

La parte de su intervención más esperaba correspondía a la pacificación. En el turno de réplica, pasó por alto las constantes peticiones de los candidatos del PNV, del PSE y del PP para que pidiera la desaparición definitiva de ETA.

No obstante, Garitano dejó claro que una de las prioridades de la Diputación de Guipúzcoa será impulsar la paz y la normalización política de Euskadi. 'El conflicto que todavía no se ha cerrado en Euskal Herria tiene muchas caras () Sin duda, tenemos que hacer frente al sufrimiento de todas las víctimas que ha generado el conflicto. Del mismo modo, en este nuevo ciclo, tendremos que abordar la cuestión de los presos'.

Aralar estudia la oferta de Bildu para entrar en la Diputación foral

El ya diputado general de Guipúzcoa manifestó además que al Gobierno y a ETA les corresponde 'dar pasos para superar de forma definitiva las consecuencias del conflicto a través del diálogo'. Según sus palabras, 'todos los guipuzcoanos' tienen derecho a expresar de un 'modo libre' sus ideas, independientemente de cuáles sean: 'Por eso, trabajaré para la desaparición de cualquier violencia, amenaza, presión, persecución, detención y tortura'.

Tras su investidura, tuvo palabras de agradecimiento para quienes le habían votado, quienes no lo habían hecho, su familia y quienes 'sufren una situación no legal', cuya 'ansia democrática', agregó, debería ser un 'ejemplo para todos'.

Rafaela Romero ofreció a Bildu su 'apoyo' para trabajar por la paz, pero le advirtió de que si frustra sus esperanzas, el PSE será 'implacable': 'No hemos llegado hasta aquí para volver a las andadas'.

Olano instó, por su parte, a ETA a dejar las armas como 'paso imprescindible' para lograr la 'paz definitiva', convencido de que 'hay que aprovechar esta ocasión'.

El aspirante del PP advirtió a Bildu de que su victoria en las urnas 'no le legitima ni le permite poner patas arriba el Estado de Derecho'.

La sesión dejó en el aire la incógnita sobre si Aralar entrará en la Diputación. Su única juntera, Rebeka Ubera, respondió a la invitación de Garitano que 'si esta es seria y sincera', está dispuesta a compartir tareas de gobierno. Aun con la entrada de Aralar, Bildu gobernará en minoría, por lo que buscará acuerdos con el PNV, preferentemente, y con el PSE.

Desde la tribuna de invitados, siguieron la investidura de Garitano miembros de la izquierda abertzale, como Rufi Etxeberria y Joseba Permach; los líderes de EA y Alternatiba, Pello Urizar y Oskar Matute; el presidente del PNV de Guipúzcoa, Joseba Egibar; su homólogo del PP, Borja Sémper, y dirigente socialista Iñaki Arriola.

Por otro lado, el pleno para la elección del diputado general de Álava tendrá lugar el 7 de julio. El Gobierno depende de los dos junteros de EB, ya que PP y PSE suman 25 escaños, frente a los 24 del PNV y Bildu. En Vizcaya, el candidato del PNV será elegido el martes.